¿Tengo derechos como lector?

¿Tengo derechos como lector?

¡Buenas lectores!
Esta entrada surge mientras yo leo los apuntes de una materia de Ciencias de la Educación, ya que gracias a ella descubro que tengo derechos como lectora y quiero que todos los recuncheiro@s disfruteis de ellos.

 

¿Tengo dderechos como lector?

La respuesta correcta a esta pregunta es: si.
El francés Daniel Pennac elaboró un decálogo en el que se recogen los derechos de los lectores. Con esta publicación el autor pretendía introducir algo de luz en los cientos de programas que ayudan a la promoción de la lectura pero no a conseguir lectores voluntarios.

¿Cuáles son mis derechos?

  • 1: Derecho a no leer:

no podemos obligar a nadie a leer, puesto que la lectura es una necesidad, no una imposición. Alguien puede decidir no leer una obra clásica, no leer un bestseller o, directamente, no leer nada, debemos respetar su opinión.

  • 2: Derecho a saltarse páginas:

Julio Cortázar nos enseñó que hay dos maneras de leer un libro: seguir la estructura fija o hacer zapping entre páginas y capítulos. ¿por qué no pbrobamos a leer nuestro libro favorito de la segunda manera? Seguro que descubriríamos una historia muy diferente.
En el caso infantil este derecho permite al niño saltarse las partes que le aburren, lo que ocasiona que no vea la lectura como algo obligatorio, sino como una manera de divertirse.

  • 3: Derecho a no terminar el libro:

¿por qué debería seguir con la lectura de una obra que me aburre? Cada uno es libre de elegir cómo, cuando y por qué dejar una lectura a medias.

  • 4: Derecho a releer:

y si un libro me ha encantado, ¿por qué no podría leerlo tantas veces como quiera? Aunque me sepa el libro entero, con sus signos de puntuación incluídos, si la obra me ha gustado tengo todo el derecho a leerla todas las veces que quiera.
Hay libros que ganan en una segunda lectura, hay libros que nos gustaron tanto que necesitamos volverlos a leer, volver a encontrarnos con las partes favoritas.

  • 5: Derecho a leer cualquier cosa:

un día puedo leer poesía, al día siguiente me puede apetecer teatro y, al siguiente, novela. A nadie debe importarle en que estilo me sienta yo más cómoda, todos deben respetar lo que leen los demás.

  • 6: Derecho al bovarismo:

este derecho viene inspirado por Ema Bovary, el célebre personaje de Flaubert. Todos podemos tener planes de lectura, pero debemos tener en cuenta que no vamos a cumplir todas esas espectativas, así que debemos ser conscientes de que no es malo no leer todo lo que llega a nosotros, ya bien sea por recomendación o por compra propia.

  • 7: Derecho a leer en cualquier lugar:

mi compañera Samira dice que ella tiene un sofá concreto para la lectura, mientras que mi compañera Arthemisa suele leer en su salón. ¿Son válidos ambos sitios para leer? Por supuesto que si, cada uno lee donde quiere. A todo esto, yo suelo leer en un tren y, no por eso, disfruto menos de la lectura.

  • 8: Derecho a ojear:

Se puede tomar un libro, leer una parte, dejarlo, coger otro. Y así. Es ir un poco contracorriente con lo que sería leer un libro de forma sistemática, pero acaso no leemos de esta forma el periódico, no hacemos lo mismo con los sitios web que visitamos.

  • 9: Derecho a leer en voz alta:

la lectura en voz alta está asociada con la infancia, con los padres leyéndonos antes de dormir, con la escuela y también con el estudio. Supongo que esa relación de la literatura con la lectura en voz alta es lo que nos impide leer a partir de cierta edad sin temor a molestar.

  • 10: Derecho a callarnos:

no todos disfrutamos el mismo libro de la misma manera; un libro que a una persona le gustó mucho a otra le puede parecer la mayor de las bobadas.

 

¿Conocíais estos derechos?
¿Creéis que falta alguno?

 

¡Nos vemos en la siguiente entrada!

 

1 comentario en “¿Tengo derechos como lector?”

  1. Muchísimas gracias por esta entrada. Realmente sí que suponía que existían, obviamente, pero no sabía que estuvieran reconocidos.
    Némesis me has alumbrado y ahora enseñaré a cualquier persona que no respete mis derechos de lectora esta entrada.
    Por otra parte, creo que al ser deficientes visuales hace falta añadir un derecho: Podemos leer en el formato que queramos sin que este deje de ser válido. ¿Cuántos de nosotros hemos oído la frase de “Claro, como escuchas no lees, leer es sólo braille”? ¿Y si quiero leer en digital y sólo puedo hacerlo con ayuda de mi lector de pantalla? Creo que es un derecho fundamental.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.