Taletober2020. Día 30: Cristal.

Hola lectores.

Viernes por fin, tengo que admitid que esta semana me ha pasado muy rápida, así que como eso es bueno, voy a celebrarlo. Ahora sí que es el penúltimo relato del Taletober, que ayer me colé. Cristal, un material frágil y resistente a la vez…

¡Allons-y!

 

Un agudo chillido rasga la calma de la escuela. Valeria se sobresalta y cuando Cam corre fuera de la cocina ella lo sigue con Dina pisándoles los talones. Cuando llegan a la escalera Líssel se encuentra ya a medio camino, aún no ha soltado el cepillo de su caballo.

En la tercera planta de la casa reina el caos. La chica morena llora acurrucada en el suelo, tiene la melena revuelta y las orquillas fuera de lugar, pero cuando ve llegar al grupo se pone en pie de un salto y fulmina con sus ojos de obsidiana a la chica rubia.

—¡ES CULPA VUESTRA! —chilla fuera de sí-.

—Bellatrix, explícate —Cam se coloca frente a la joven—. ¿Qué ha pasado?

—Ese hombre —la voz de la morena se rompe—. Entró a su dormitorio… Viví intentó detenerlo…

—Estrellas sagradas…

Val se lanza hacia delante cruzando el pasillo, pero las fuerzas casi la abandonan cuando ve la escena que se alza ante sus ojos.

El chico de despeinados cabellos rubios está frente a Hanna, quien a su vez sostiene el cuerpo exangüe de Viví, la pelirroja está desmayada, al menos Valeria espera que solo esté desmayada.

Frente al chico rubio está el mismo hombre de la noche anterior que no parece hacer caso al grupo de estudiantes. Un brillo codicioso decora sus ojos fríos y entre sus manos de dedos largos sostiene la esfera de Oli que brilla con una luz plateada.

Valeria adelanta a los estudiantes y entra en su dormitorio al mismo tiempo en el que el hombre grita unas palabras que solo más tarde, mucho más tarde la joven rubia recordará, ya que en ese momento, solo una mirada igual de reluciente que la plata y una suave sonrisa pueblan su mente.

Cuando está apenas a un escaso metro del hombre, éste deja caer con violencia la esfera sobre el suelo de madera y un fuerte crac llena todos los sentidos de la Génesi mientras sus ojos miran impotentes como los fragmentos de cristal que ya han dejado de brillar se extienden ante ella como estrellas caídas del mismísimo cielo.

Cameron y Líssel llegan hasta el dormitorio justo cuando la esfera se rompe y ven como Val palidece. El hombre de cabello de fuego hace un pase con la mano en el aire y se desvanece en con una sonrisa de triunfo.

Cam se acerca rápidamente a Valeria que sigue mirando sin ver el cristal en el suelo y extiende los brazos cuando sus ojos se desenfocan y su cuerpo se queda laxo mientras las fuerzas le fallan y pierde el conocimiento.

 

 

¡Un saludo y hasta la próxima palabra!

Escucha la entrada

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Centro de preferencias de privacidad

Cookies propias del sitio

Se usan para almacenar tu nombre, correo, IP y demás datos que dejas en los formularios de comentarios, contacto, acceso y tus preferencias de privacidad.

AUTH_KEY, SECURE_AUTH_KEY, LOGGED_IN_KEY, NONCE_KEY, comment_author, comment_author_email, comment_author_url, rated, gdpr, gawdp, wfwaf-authcookie, wordpress_logged_in, wordpress_sec, wordpress_test_cookie, wp-settings-1, wp-settings-time-1, wp_woocommerce_session, a11y-high-contrast, a11y-larger-font, __cfuid, tk_lr, tk_or, tk_r3d

Cookies de terceros

Usamos cookies de terceros en las que se almacenan externamente datos para conocer tus usos de navegación, y los elementos compartidos en redes sociales. También son usadas por el sistema de afiliados de Amazon.