Taletober2020. Día 25: Pureza

Hola lectores.

Dicen que toda leyenda tiene algo de verdad. La realidad termina con la pureza de los mitos y nos trae historias fascinantes.

¡Allons-y!

 

Hace demasiado tiempo que ni los historiadores saben cuanto, existieron en el mundo siete grandes hechiceros que defendían el equilibrio en el mundo; cada uno de ellos tenía influencia sobre un importante elemento de la naturaleza: agua, tierra, aire, hielo, fuego, luz y sombra.

Los siete hechiceros pensaron que nunca iban a desaparecer, pero… así fue; al llegar al mundo los otros, la guerra quedó patente entre ellos. Pronto los otros se fueron deshaciendo de los siete hechiceros, uno por uno; en primer lugar se encargaron de la mujer de la tierra , pues era solitaria y despegada de sus afines. Tras ella, vino la pareja de gemelos, la luz y la sombra , siempre juntos, hasta en la muerte. No tardó en seguirlos la guardiana del aire , no sin acabar antes con uno de los otros… el único que se salvó de ellos fue el hechicero del fuego, solo él consiguió huir ocultándose entre los mortales.

El legado de los siete hechiceros no se perdió, al no haber acabado con todos ellos, su herencia siguió latente en siete medallones, en siete lunas gemelas que guardaban el poder para influir sobre los elementos. Ahora en nuestro presente los medallones buscan a sus legítimos propietarios, almas mágicas y llenas de pureza; dicen que han pasado de generación en generación hasta encontrar el espíritu más sensible para la magia; aún no han surgido los siete hechiceros de nuevo, pero los otros siguen aumentando su poder e influenciando sobre el equilibrio natural del mundo.

Las familias conocidas como precursoras del legado de los siete, apenas recuerdan a los hechiceros que tanto habían ayudado al mundo y a su equilibrio en un pasado remoto; algunos incluso han llegado a perder en el trascurso de los años las lunas de poder que otorgaban los dones a sus portadores.

¿Pero cómo un cuento que te han contado mil veces para dormir puede ser real?

 

 

 

¡Un saludo y hasta la próxima palabra!

Escucha la entrada

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.