Taletober2020. Día 20: Luz

Hola lectores.

Hoy voy a hacer algo de trampa, ¿qué os parece? Esto no es un relato, es un poema, pero habla de una historia. Sí, sí, ya sabéis como termina la frase. Habla de una historia que aún no ha sido escrita.

¡Allons-y!

 

Mil tonos y colores revolotean en los bordes de mi visión,

El color del cielo, la oscuridad de la noche, el calor del sol.

Un arcoíris desconocido, un galimatías de luz y color,

Giran en espirales, un caleidoscopio que brilla con resplandor.

 

El negro de la noche, el negro del dolor, el negro del terror,

el color de la noche que trae pesadillas, caos, destrucción,

las sombras que nos envuelven, que nos tapan la luz del sol,

seres oscuros, hombres embriagados por ejercer su control.

 

El dorado que nos llena, el dorado que nos separa, el dorado que les marca,

Metal del color del sol, franjas doradas que rompen sombras, parten la oscuridad,

Dagas de hojas ambarinas, cadenas de oro, jaulas doradas, llaves áureas,

Fuego amarillo que quema lentamente, nos hemos perdido entre llamas doradas.

 

Azul fresco que nos calma, azul del agua, de la libertad, azul del cielo abierto,

Ellos son oro y noche, negro temor, dorado resplandor, eso ahora ha cambiado,

la calma no es una maldición, hemos enarbolado nuestro estandarte azulado,

firmes y serenos aguardamos el destino que antaño la paz nos había robado.

 

menos que personas, obligados a ser solamente algo que pisar y despreciar,

nos hemos liberado, las cadenas doradas por fin se han roto y podremos volar,

nos alzaremos hacia el cielo azul del día y el negro de la noche al fin dejaremos atrás,

lo que nos separó nos unirá, negro, azul, dorado, en el blanco de la unión se tornará.

 

Verde esperanza, verde ilusión, el verde de un mañana incierto que algún día llegará,

Rotos, ninguneados, incompletos, invisibles, a ojos de la sociedad personas sin formar,

Azul y verde entrelazados en una red invisible y despreciada, juntos listos para luchar,

En un pasado malditos por una diosa cruel, ahora formados y listos para batallar.

 

Mil tonos y colores revolotean en los bordes de mi visión,

El color del cielo, la oscuridad de la noche, el calor del sol.

Negro y dorado, los guardianes de la maldición ahora aliados,

Tranquilo azul, esperanzado verde, tonos que representan el cambio.

 

Un arcoíris desconocido, un galimatías de luces y color,

Giran en espirales, un caleidoscopio que brilla con resplandor.

En el pasado una vida en blanco y negro, el gris olvidado y odiado,

La noche, el sol, la libertad y la esperanza unidas en pos del cambio ansiado.

 

 

¡Un saludo y hasta la próxima palabra!

Escucha la entrada

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.