Trigger warnings. Mis emociones me importan más que un spoiler

¡Hola! Me presento. Soy Hestia, me he colado de vez en cuándo en algún tag, pero hoy vengo a volcar mis pensamientos con mucha expectación por leer vuestras opiniones al respecto.

Antes de empezar, me gustaría agradecer al equipo y en particular a Attenhea por haberme animado a escribir esta entrada.

conjunto de emoticonos de colores que reflejanvarias emociones

El tema que me preocupa es el contenido sensible en la literatura y hasta qué punto nos puede llegar a afectar si no nos lo esperamos.

Sé que esta reflexión puede ser polémica y para mí es pisar terreno desconocido, pero creo que expresarlo y compartir experiencias bien merece el riesgo porque siento que mi alma lectora sufre y yo me pregunto si se podría haber evitado.

Leer un libro es como ir a una cita a ciegas. Atreverte a empezar una historia nueva equivale a ese momento en el que empiezas a caminar hacia el punto de encuentro con nervios y ganas por conocer a alguien. Y como en toda experiencia de este estilo puede salir bien o puedes salir escaldada. Y no tienes forma de predecirlo. ¿O sí?

Paseando por Audible encontré palabras envelenadas de Maite Carranza. ¿Un audiolibro en gallego? ¡No había nada más que añadir! ¡Tenía que leerlo! Me lancé a la piscina de cabeza. Prometía ser un éxito asegurado: escritora y narradora fantásticas. ¡Acerté! Me encantó. Merecidas todas y cada una de las 5 estrellas que le puse en GoodReads. Sin embargo, no lo recomendaría a todo el mundo. ¿Por qué? Porque tiene contenido altamente sensible del que no se avisa por ninguna parte.

Nos hemos acostumbrado a ver trigger warnings en series y películas. ME refiero a esas alertas que avisan del tipo de contenido que estás a punto de ver. Por lo que me han contado, hay libros en los que también se incluyen, aunque imagino que no será una práctica extendida, y en una sociedad en la que la salud mental está sobre la mesa me pregunto por qué sigue siendo así. ¿Le habría dado una oportunidad a esta historia de haber sabido lo que me iba a encontrar? Probablemente, no. ¿Es algo malo? ¿Censura, tal vez? No lo creo! Porque cada historia tiene su momento y cada persona, sus límites. Y hay líneas que es mejor no cruzar.

Para quien no se identifique todavía o no se lo haya planteado de este modo tengo un ejercicio de empatía rápido: ¿Quién no ha llorado con la muerte de un personaje a lágrima viva? ¿Quién no se ha emocionado cuando alguien vive ese final feliz que tanto merecía? Pues si lo que pasa en una trama nos puede llegar a afectar tanto que lo sentimos como propio, pensemos ahora en cómo recibiríamos el impacto de un suceso traumático que vive nuestro personaje y no nos vimos venir. ¡Es un gran plottwist y lo aplaudo! Es necesario concienciar sobre temas tabú. ¿Pero a qué precio?

Yo me he enfrentado a todo tipo de historias difíciles durante mi vida lectora, pero a medida que pasan los años, me noto cada vez más quemada, más cansada de tragar sin digerir todo tipo de escenas inesperadas. No es lo mismo abrir un libro de terror y saber a lo que te expones, que estar leyendo una historia romántica y quedarte en shock por una escena de tortura.

¿Quiere decir esto que estoy encontra del contenido sensible? ¡Ni mucho menos! Lo que reivindico es tener la opción de saber si mi salud mental podría verse comprometida por una historia que a lo mejor puede esperar a que esté más preparada para disfrutarla. Al fin y al cabo, mis emociones me importan más que un posible spoiler.

Si has llegado hasta aquí, muchas gracias por leerme y si te animas a decirme lo que piensas estaré encantada de saberlo.

¡Hasta pronto!

3 comentarios en «Trigger warnings. Mis emociones me importan más que un spoiler»

  1. Amén. Solo puedo decir. Amén.
    Estoy completamente de acuerdo con la entrada entera. Hace unos meses volvió a surgir este tema en las redes sociales porque hubo algunos… ¿iluminados? que se indignaron mucho porque había un trigger warning en un libro. Y claro, ¡era spoiler decir ese contenido! (Que ahora mismo no recuerdo cuál era).
    No, amigos, no. Y bueno, quizá te destripen un poco la trama si te dicen que los protagonistas, por ejemplo, tienen depresión o tendencias suicidas, solo por poner dos ejemplos, pero yo no lo veo así. ¿Por qué? Pues porque hay un montón de gente que tiene problemas de salud mental de este tipo (y de otros muchos) que agradece que se avise. Yo prefiero que un libro me avise de que me voy a encontrar contenido que me puede afectar (o que me lo diga una amiga) a darme con ese contenido de bruces y pasar un mal trago porque no me lo veía venir o porque nadie me puso sobreaviso.
    A toda esa gente que dice que los avisos de contenido sensible deberían eliminarse: qué suerte tienes, en serio. No sabes la suerte que tienes porque estos temas no te afecten y pasen por ti sin pena ni gloria, pero piensa que puede haber a quienes sí nos afecten y necesitemos ese aviso.

    Responder
  2. Hola, curioso el tema que se plantea en la entrada. Desconocía esto de las alertas y por eso me asomé; no tenía idea de que se hiciese esto, la verdad. Hasta el momento no me he topado ni en películas ni en libros con «warnings de contenido sensible». En Venezuela, al menos, las pelis se catalogan según el contenido y cuando vas al cine te aparece junto al título la edad y una letra que sirve para orientar al público al que está dirigida la obra.
    Pese a ser una persona altamente sensible, preferiría no encontrarme warnings y eso que soy de lágrima fácil y de taquicardia con el suspense y el ritmo inquietante de ciertos estilos. A mí me rompería un poco la magia, la verdad. Sin embargo, comprendo que alguien que tenga alguna patología mental pueda verse beneficiada (si es que puede decirse así) con este tipo de estrategias.
    No obstante, como escritora me gustaría preguntaros en qué lugar preferiríais encontraros dicha advertencia: al inicio del libro, del capítulo, de la escena. Lo pregunto porque suelo escribir historias con giros inesperados, incluso cruentos, a según el argumento. No llego a lo gore, pero al escribir fantasía oscura, terror, CIFI o una mezcla entre ellos es fácil incluir contenido sensible, sobre todo cuando no va dirigido a público juvenil.
    También me gustaría saber qué consideráis más apropiado: un warning genérico que advierta que el contenido incluye lenguaje escatológico, es violento y sexualmente explícito o es indispensable especificar detalles de la escena; ej: warning a continuación el personaje fulano será decapitado y su cabeza insertada en una estaca. Lo pregunto por aclararme con el asunto de los «spoilers».
    Si obligatoriamente tengo que encontrarme un libro con warnings, como lectora yo preferiría la advertencia genérica, pero me gustaría conocer vuestra opinión al respecto.
    Gracias por la entrada y por vuestros comentarios. Un saludo.

    Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.