Reseña: Winter, de Marissa Meyer

Reseña: Winter, de Marissa Meyer

Hola mortales.

Estamos impacientes por triturar a Levana y su corte en trozos del tamaño de un bocado. Vamos a chupar la médula de sus huesos y a beber su sangre como si fuera un buen vino—.

Hoy os traigo la reseña del último libro de Crónicas Lunares, ya os hablé de Cinder, Scarlet y Cress, pero ahora… Ahora he cerrado la puerta a este reino de fantasía y princesas, pero no es un adiós para siempre, o eso espero.

La saga me ha gustado más de lo que esperaba y estoy muy agradecida a Paula de Vera, sí, en efecto, sé que ella no lo escribió, pero si yo no hubiera visto que ella los estaba leyendo, jamás los habría conocido, así que: muchas gracias, Paula.

¿Leemos?
¡Allons-y!

Datos del libro:

Portada

  • Título: Winter
  • Autora: Marissa Meyer
  • Nº de páginas: 856
  • Editorial: Ellas de Montena
  • Colección: Crónicas Lunares

—Cinder, quédate con nosotros—, dijo Thorne. —Tú eres el corazón de esta revolución. Si te entregas, se acabó. ¿Y sabes qué? Probablemente va a matar a toda esa gente allí de todos modos sólo para asegurarse de que esto no vuelva a ocurrir.

Jacin levantó la cabeza cuando ella llegó al borde de la tarima. Sus ojos se encontraron, Winter miraba a un hombre que había sido golpeado, atado, ridiculizado y atormentado todo el día, y por un momento estuvo segura de que ya se había roto. Otro de los juguetes rotos de la reina.
Pero entonces uno de los lados de su boca se elevó, y la sonrisa alcanzó sus ojos sorprendentemente azules, se veía tan radiante y acogedor como el sol naciente.
—Hola, revoltosa— dijo, apoyando su cabeza contra el dial.
Con eso, el terror de las últimas semanas se desvaneció. Estaba vivo. Estaba en casa. Todavía era Jacin.

Sinopsis:

Había una vez… una joven princesa que era tan hermosa como la luz del día; que era aún más hermosa que la propia reina. Cinder y sus compañeros lograron suspender la boda real. El nuevo plan es lograr lo imposible: la rebelión en Luna, pero un solo paso en falso puede acabar con la vida y los sueños de todos. Lo que Cinder aún no sabe es que en Luna encontrará una aliada decisiva: una joven que con su belleza y su bondad puede ser la clave para destronar a la reina Levana. ¿Será Winter, la muchacha frágil e ingenua, la que les muestre a los lunares que existe una vida más allá de la manipulación y del terror? En el último tomo de Crónicas Lunares, Marissa Meyer cierra maravillosamente una historia que te mantuvo en vilo, te enamoró de sus protagonistas y te hizo desear el tan esperado “y vivieron felices por siempre”. ¿Sucederá? Con la magia de un cuento de hadas y la emoción vertiginosa de la ficción distópica, Crónicas Lunares atrapa al lector desde la primera página.

A Cress se le encogió el corazón. En el poco tiempo que conocía a Jacin, le había parecido frío, sin corazón, incluso cruel a veces. Pero ahora estaba al borde de un colapso, listo para derrumbarse.

Reseña personal:

La última entrega de esta saga nos llega de manos de Winter, la joven princesa lunar loca.
Winter es una joven hermosa, más hermosa que Levana, o eso dicen; ella vuelve a encontrarse con su amigo de infancia Jacin, quien es asignado a la joven como guardia personal, pero esto no es lo que cambiará en la vida de la muchacha, sino lo que comenzará a cambiar en su vida.
Winter se encarga de proteger a Scarlet como puede convirtiéndola en su mascota, pero poco podrá hacer cuando se ve arrastrada a los planes de Cinder y sus amigos.

Todos ellos creen que están haciendo el bien
―Su cabeza cayó hacia un lado y vio a Scarlet con los ojos nublados―. Mi madrastra no sólo es poderosa porque la gente le teme, ella es poderosa porque puede hacer que la amen cuando necesita que lo hagan. Nosotros pensamos que si optamos por hacer sólo el bien, entonces sólo somos buenos. Podemos hacer feliz a la gente. Podemos ofrecer la tranquilidad o la alegría o el amor, y eso debe ser bueno. No vemos la falsedad convirtiéndose en su propia marca de crueldad.

Opinión personal:

De todas las princesas, Blancanieves es quien menos me gusta, pero… Winter es diferente, es fuerte, no se esconde, lucha a su modo, lucha contra la enfermedad lunar, contra su madrastra y por lo que ama, lucha, sobre todo, por Jacin.
Este libro cierra una saga que me ha acompañado sin pausa durante más de una semana, he tardado más en terminar este libro que en leer dos de los anteriores, pero no quería terminarlo, una parte de mí se negaba, era decir adiós a estos personajes, a estas personas que han llenado mis tardes.
Este libro, pese a tener a Winter como protagonista principal, no se centra en ella tanto como en los anteriores se podía centrar en Cinder, Scarlet y Cress. En este volumen se juntan los ocho, los nueve si contamos a Iko, una androide más humana que muchos humanos.
Todos conocemos el cuento de Blancanieves, pero la autora lo cambia, tiene grandes similitudes, hay un ataúd de cristal, hay una manzana envenenada, un príncipe, bueno, aquí es un soldado maravilloso, un hombre que me enamoró desde el principio, mi Jacin, el del sol naciente en la sonrisa.
Parece muchas veces que todo está perdido para nuestros protagonistas, no dejan de separarse y unirse, volver a separarse y volver a juntarse, he temido por ellos muchas veces, he sentido como si mi corazón también se derrumbara al leer todo lo lo que la autora ha plasmado y sé, sin lugar a duda que esta saga es una lectura que volverá a caer en mis manos pronto.
Pese a que Thorne y Cress son mis más favoritos emparejados, tengo que decir que Jacin es mi amor verdadero y la maravillosa Iko se ha ganado un lugar muy de honor en mi corazón, ella me ha enseñado que roto no es lo mismo que irreparable y eso muchas veces se puede dar también en humanos.
Hay dos personajes que pese a no ser mis favoritos, me dieron la vida así como me la quitaron, la autora los ha hecho sufrir demasiado, se han visto en más dificultades que los demás, quizá no tantas como Cinder y Kai, pero… Scarlet y Lobo tienen todo mi cariño.

—Lobo es todo lo que me queda— aclaró Scarlet. Arrojó el palo con poco entusiasmo hacia el camino. Aterrizó al alcance de la pata de Ryu y él simplemente lo miró fijamente, como si no valiera la pena el esfuerzo. Los hombros de Scarlet se desplomaron. —Lo necesito tanto como él me necesita. Pero eso no significa que sea amor—.
Winter bajó las pestañas. —En realidad, querida amiga, creo que eso es precisamente de lo que se trata el amor—.

 

Con mi corazón roto, dejo aquí la entrada, voy a lamentarme por haberla terminado.

Se tensó brevemente, antes de sumergirse en el beso. La sensación era siempre igual, una mezcla de sorpresa con una ola de vértigo. Era el décimo séptimo beso (su interfaz cerebral llevaba un cuenta, un tanto en contra de su voluntad), y se preguntó si alguna vez se acostumbraría a este sentimiento. Sentirse deseada, cuando se había pasado la vida creyendo nadie jamás la vería como algo más que un bizarro experimento científico.
Especialmente un chico.

 

¡Un saludo y hasta la próxima lectura!

Escucha la entrada

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Centro de preferencias de privacidad

Cookies propias del sitio

Se usan para almacenar tu nombre, correo, IP y demás datos que dejas en los formularios de comentarios, contacto, acceso y tus preferencias de privacidad.

AUTH_KEY, SECURE_AUTH_KEY, LOGGED_IN_KEY, NONCE_KEY, comment_author, comment_author_email, comment_author_url, rated, gdpr, gawdp, wfwaf-authcookie, wordpress_logged_in, wordpress_sec, wordpress_test_cookie, wp-settings-1, wp-settings-time-1, wp_woocommerce_session, a11y-high-contrast, a11y-larger-font, __cfuid, tk_lr, tk_or, tk_r3d

Cookies de terceros

Usamos cookies de terceros en las que se almacenan externamente datos para conocer tus usos de navegación, y los elementos compartidos en redes sociales. También son usadas por el sistema de afiliados de Amazon.