Reseña: Títeres de la Magia, de Iria G. Parente y Selene M. Pascual

Reseña: Títeres de la Magia, de Iria G. Parente y Selene M. Pascual

¡Lectores! Hace ya casi un año que os dejé la reseña de Sueños de Piedra, así que esta vez toca dejaros con la segunda parte de esta saga.

Datos del Libro

Portada

  • Autoras: Iria G. Parente; Selene M Pascual
  • Saga: Marabilia 2
  • Páginas: 521
  • Encuadernación: Rústica con solapas
  • Año de publicación: 2016
  • Editorial: Nocturna Ediciones
  • Lengua: Castellano

Booktrailer

“—Las personas ciegas no son inservibles. Como no lo soy yo, sin una mano, o como no lo es el que no tiene piernas. Nadie es… inservible mientras quiera hacer algo, sea quien sea y como sea. Lo vamos a echar de menos, Archibald: yo, mi mano; tú…, las imágenes. Pero hay personas que no ven desde el principio, que nacen sin manos o sin poder andar. Y viven. Nosotros tendremos que aprender a hacerlo también… y lo haremos.”

Sinopsis

Los nigromantes de la Torre de Idyll no son como dicen los cuentos. Allí nadie sacrifica doncellas ni juega con la muerte, sólo se estudia entre libros y hechizos.
Clarence, que siempre ha vivido ahí, adora esa calma.
Hazan, que conoce el mundo exterior, comienza a cansarse de ella.
Sin embargo, cuando unos venenos letales empiezan a comercializarse por toda Marabilia, ambos deben abandonar esa paz. Alguien tiene que encontrar un antídoto con urgencia… aun si el precio a cambio es uno mismo.

Reseña personal

En esta novela vamos a conocer la historia de Clarence, un nigromante que aprende a ver la vida de una forma diferente después de que a su vida llegase Hazan, un intento de hechicero al que la vida no se lo pone nada fácil.

Cuando estos dos personajes se conocen, en la vida de uno de ellos comienzan a sucederse algunos “cambios”. Pero por si estos cambios no fuesen suficientes, alguien se dedica a envenenar a gente de de Marabilia, lo que hace a estos dos personajes tan peculiares irse de viaje con Arthmael y Lynne en busca delenvenenador y… ¿por qué no? También en busca de aventuras.

Si habéis leído “Sueños de Piedra” os daréis cuenta de que personajes como Lynne, Arhmael y Hazan ya aparecían en esa obra, la amistad entre ellos se desarrolla igual, pues unos venenos los hacen compartir camino juntos, lo que los llevará a recorrer Marabilia en busca de los malhechores, aunque no irán solos.

Los capítulos están narrados por Hazan y Clarence, dos personajes que nos muestran sus temores, pensamientos, anhelos… todo aquello que sienten con respecto a la situación que viven y el amor que orbita en el aire. Los personajes secundarios no se quedan atrás, pues también son únicos y están trabajados de forma que cada uno de ellos aporta algo muy importante y esencial a la novela.

“Creo que es más cobarde anclarse a una equivocación que atreverse a aceptarla y buscar otro camino correcto.”

Opiniones de las recuncheiras:

Iris:

En esta novela tenemos la oportunidad de conocer más a Hazan, ese personaje tan dulce y que parecía no terminar de encontrar su lugar. También conoceremos a Clarence y su pequeño mundo.

Una novela que nos muestra como más allá de nuestra realidad el mundo no es como creemos y como este, en el fondo, no es tan terrible.
Personajes que se descubren, definen y crecen. Corazones que se rompen y cicatrices que se cosen y se abren.

¿Es el mundo tan terrible como parece?
Iria y Selene crean dos personajes fuertes, que sufren una evolución increíble a lo largo de estas páginas.

Jacquie:

Este es el segundo libro que leo de Iria G. Parente y Selene M. Pascual, pero me ha gustado casi tanto como el primero.
Tengo que decir que en ocasiones la trama ha sido lenta, pero sin lugar a dudas, la pluma de estas autoras supera la genialidad con creces. Los dos personajes y protagonistas pricipales de esta historia me han hecho llorar, reír, frustrarme, amarlos y odiarlos todo casi al mismo tiempo; admiro profundamente a toda aquella persona que es capaz de mostrar eso son con sus palabras, hacer llevar al lector a mundos imaginarios, a mundos maravillosos y hacerle sentir parte de la historia.
Sin lugar a duda este no va a ser el último libro que lea de estas dos mujeres, y, también he de añadir, que pese a que ellos no lo sepan, voy a casarme tanto con Clarence como con Hazan.
Destaco a Ariatne en esta historia, me ha recordado mucho a mí y es una chica que me gustó desde el primer momento, sobre todo su relación con Clarence, ambos hacen gala de una amistad pura que muchas personas querrían.

“En la historia, los actos de amor son los primeros en ser olvidados. Las buenas acciones palidecen en comparación con los asesinatos, las guerras, el hambre y la pobreza. Nadie recuerda cómo los enamorados se amaron locamente. Nadie recuerda a quienes se consumieron por ayudar a otros. Nadie recuerda que alguien, alguna vez, en algún lugar, tendió la mano a quien no tenía nada y lo guió de nuevo fuera de la desesperación.”

Las autoras

Iria y Selene en Chamberí

Iria G. Parente (1993) y Selene M. Pascual (1989) son dos jóvenes autoras de Madrid y Vigo respectivamente. En 2012 escribieron su primera novela juntas, Pétalos de papel, que lanzaron gratuitamente por Internet consiguiendo ser leídas por más de 9.000 personas. A partir de entonces, no han querido parar: juntas han seguido soñando y creando todo lo que su tiempo les ha permitido.

“Nadie recuerda que los verdaderos héroes no dejan sus nombres grabados con oro en los velos que visten la historia, porque esos se van del mundo de puntillas, sin hacer ruido.”

Personajes

En este apartado solo se suele hablar de los personajes principales, pero no puedo, no puedo dejar atrás a ninguno de ellos.
Por favor, si os leéis el libro… dadles mucho amor a todos.

Hazan:

Ilustración

Es un joven que lleva estudiando 3 años en la torre de Idyll, una torre donde los nigromantes aprenden a manejar la magia y las pociones para ayudar a cualquiera que acuda a ellos. es un joven inseguro, lleno de dudas e incertidumbre, aunque con muchísimas ganas de aprender y rebosante de ilusión y de ganas de correr nuevas aventuras.

Clarence:

Ilustración

Es el tutor de Hazan, el encargado de ayudarle a progresar con la magia día a día. Se convierte en el único amigo que Hazan tiene en la torre. Su característica es que nunca ha salido de la torre, aunque sabe multitud de cosas del mundo exterior por la formación tan específica que ha recibido por ser el heredero de la misma. En esta historia se le encomienda una misión fuera de la Torre y tendrá que enfrentarse al mundo real, tan distinto de como lo imaginaba.

Ariadne:

Ilustración

La mejor amiga de Clarence, un apoyo para él en todos estos momentos aunque… en algún momento le da alguna sorpresa no muy agradable.

Lynne y Arthmael:

Ilustración

A estos dos personajes ya los conocimos en Sueños de Piedra. El rey y su prometida, la comerciante más importante de Marabilia. Estos dos personajes son el apoyo más importante para Hazan, en especial Lynne.

“—No tiene nada que ver, aprendiz. «Triste» es cuando no quieres hacer algo o cuando lo haces sólo por sentirte obligado por otra persona. «Triste» es cuando esperas algo más y la otra persona no quiere dártelo. «Triste» es cuando crees que un cuerpo te puede tocar de otra manera y no lo hace. Lo triste lo crean las expectativas o no estar en igualdad de condiciones. Pero cuando únicamente hay deseo, no hay expectativas, sólo… disfrute. Pasión, sin más. A veces puede ser una manera de pasarlo bien. No todo es tan complicado como lo presupones.”

“Hay cosas a las que uno nunca se acostumbra. Por ejemplo, al sabor de algunas pociones medicinales: no importa cuántas veces te las hayas tomado, siempre pondrás la misma cara de asco y te las tragarás con el mismo disgusto. Los comentarios de Ari son igual que esas pociones, porque, aunque buscan ayudarte, no dejan de ser desagradables. Da igual que lleve haciéndolos desde que tengo uso de razón: pase el tiempo que pase, su brusquedad siempre conseguirá sobresaltarme.”

“—Los primeros besos son los que significan algo —susurra.”
“—Creo que es triste. El deseo, sin nada más, debe de ser algo muy vacío. Desaparece una vez que lo colmas y… ya está. —Entorno los ojos—. Debe de ser como tener a alguien muy, muy cerca, pero a la vez sin poder alcanzar lo que de verdad importa. Te tocan, ardes, te consumes. Pero no dejan huella.”
“Abro la boca, conmovido, para felicitarle y decirle que es capaz de todo lo que se proponga, como acaba de demostrar. Que sólo le falta la confianza y que, aunque yo puedo creer en él ciegamente, nunca avanzará si no es él mismo quien confía en lo que puede hacer.”

“El mundo puede pararse en el momento más insospechado. Es ese momento en el que todo parece ralentizarse y después se congela, como si la mente y el corazón también se hubieran convertido en hielo.”

“—Ariadne —comienzo, intentando mantener a raya mi tono para no discutir con ella; no estoy seguro de contar con las fuerzas necesarias—, dime una cosa: ¿qué me hace más valioso a mí que a esa otra «persona cualquiera»? ¿Quién decide qué vidas valen más, quién merece salvarse y quién no? Todos somos iguales al final. Todos tenemos gente que nos quiere, que nos llorará. Puede que en las manos de esa otra «persona cualquiera» haya un futuro brillante, que tenga un destino mejor que el mío. Puede… no sé. No lo sabremos. Pero lo que sí sé es que nadie merece morir sin motivos de la noche a la mañana.”

“Porque está ocurriendo, y a mí todo el tiempo a nuestras espaldas me suena a cuento, a leyenda, a algo que no ha podido suceder. No puede ser que nunca lo intentase, que me negase a mí mismo la posibilidad, que me escondiese como un niño cuando se suponía que era el adulto. Pero supongo que el miedo no entiende de edades y que tenerle como alumno era mejor que no tenerle de ninguna manera.
Sólo que ahora sé que puedo aspirar tan alto como quiera. Porque con su beso, que es tan torpe como él, se me llena el pecho de esperanza. Por eso guardo su rostro entre las manos, mantengo su boca contra la mía y me aprovecho del primer instante en el que ninguno de los dos tenemos dudas.
Porque Hazan se ha atrevido y yo quiero atreverme.”

“Casi espero ver una sombra acechar bajo los árboles o entre los campos, como una huella de maldad. Pero aquí lo único que parece ajeno al paisaje somos nosotros mismos. Y la maldad, de todas formas, no tiene cuerpo ni se va a materializar ante nosotros. La maldad, como cualquier sentimiento, reside en los corazones de las personas.”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.