Reseña: siega, de Neal Shusterman

Reseña: siega, de Neal Shusterman

Hola, mortales.
¿Qué tal esta semana?
A principios de enero terminé este libro tras muchos titubeos por mi parte, ahora solo espero que el segundo caiga en mis manos, y os prometo que eso no tardará en pasar, si es que está a mi alcance. De momento solo os puedo hablar de Siega, lo segundo que leo de este autor, lo primero fue la saga de Desconexión del que hice reseña hace ya algún tiempo.
Lo importante es ahora el presente. ¿Leemos? ¡Allons-y!

Datos del libro:

Portada

  • Título: Siega
  • Autor: Neal Shusterman
  • Nº de páginas: 525 págs
  • Editorial: Nocturna Ediciones

 

Sinopsis:

Antes, las personas morían por causas naturales. Existían asesinos invisibles llamados enfermedades, el envejecimiento era irreversible y se producían accidentes de los que no se podía regresar. Ahora, todo eso ha quedado atrás y sólo perdura una verdad muy simple: la gente tiene que morir.Y esa es la tarea de los segadores. Porque en un futuro donde la humanidad controla la muerte, ¿quién decide cuándo y cómo sembrarla? Citra y Rowan acaban de ser seleccionados como aprendices de segadores. ¿Su objetivo? Superar las pruebas de su mentor, sean las que sean.Aunque en el proceso renuncien a todo lo que les hace humanos.

Reseña Personal:

EN UN FUTURO DEL TODO PERFECTO EN EL QUE LOS SERES HUMANOS HAN ALCANZADO LA INMORTALIDAD, EL GREMIO DE SEGADORES SE ENCARGA DE PONER FIN DEFINITIVAMENTE A LAS VIDAS DE LAS PERSONAS YA QUE ESTAS PUEDEN, POR ASÍ DECIRLO, VOLVER A LA VIDA.
Citra es una joven que ve la criba del todo terrorífica, su vida cambiará cuando un segador llama a su puerta y tras cenar con ella y su familia leshace una petición muy simple, un cuchillo. Días después el segador la cita en un teatro y la convierte en su discípula comenzando a entrenarla para convertirse en segadora.
Rowan tiene una vida de lo más normal hasta que un segador, sí, el mismo que conoció Citra, aparece en su instituto para crivar a un joven al que apenas conoce de nada. días después es citado en un teatro y el segador lo convierte en su discípulo tomando bajo su tutela no a uno, sino a dos aprendices de segador sin adivinar que sus vidas van a dar un giro tan grande que cada paso hacia el frente es un paso más hacia la muerte.
Faraday es un segador consciente de su trabajo, concienzudo y benévolo que busca mantener un equilibrio. Sus lecciones guardan no solo nociones sobre cómo crivar, sino que trata de inculcar a sus aprendices ética en sus acciones.
Las vidas de estos tres personajes se unirán trazando una línea recta hacia el horizonte que comienza a ser demasiado oscuro para todos.

Opinión personal:

Este libro comienza muy lentamente, el clímax se encuentra avanzando en sus capítulos y al menos yo no me sentí del todo enganchada al libro hasta no llegar a la segunda parte.
El autor nos cuenta las lecciones de Citra y Rowan con el segador Faraday, pero la acción está más allá, en las intrigas, en lo que cada personaje piensa.
En un principio Citra me pareció una chica algo tonta, orgullosa y que se enfadaba con facilidad si las cosas no le salían como pensaba o no quedaba por encima de su compañero, cosas que me repatearon mucho e hicieron que esta chica me callera algo mal, pero hay que admitir que Shusterman sabe cómo hacr que sus personajes evolucionen y maduren desde el principio del libro hasta el final.
Rowan en un inicio me recordó algo así como a una patata, pero poco a poco lo conoces, aprendes más sobre él y te percatas de todo lo que esconde dentro de sí, todo lo que guarda y todo lo que es capaz de pensar y reflexionar el chico que antes no era más que una ortaliza mal plantada.
Mi personaje favorito es sin duda Faraday, es un hombre bueno, con mucho que ocultar y aún más que enseñar, es uno de esos hombres a quienes es imposible no coger cariño porque se hacen querer desde un primer momento.
En autor utiliza tan bien las palabras, que en ocasiones olvidas que el trabajo de los segadores no deja de ser el de asesinos, pues si los seres humanos del libro no pueden morir, los segadores pueden hacer que jamás vuelvan a despertar. Hacen su trabajo, pero en definitiva siguen siendo asesinos bien vestidos e instruidos en el arte del dolor.
Esto el autor nos lo recuerda con un ser despreciable de túnica azul tachonada de diamantes al que al menos yo odié desde el primer segundo de aparición.
Este libro guarda muchas reflexiones importantes entre sus páginas y para mí no es una historia sobre un futuro que quizá pueda ser posible o quizá no, sino que es una novela que al final te hace reflexionar sobre las cuestiones más básicas como por ejemplo: ¿Tenemos los seres humanos la capacidad de elegir quién muere y quién no? ¿De verdad alguien merece morir por encima de otra persona?
Lee este libro, lector, léelo y cuéntanos qué te ha parecido.

 

¡Un saludo y hasta la próxima lectura!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Centro de preferencias de privacidad

Cookies propias del sitio

Se usan para almacenar tu nombre, correo, IP y demás datos que dejas en los formularios de comentarios, contacto, acceso y tus preferencias de privacidad.

AUTH_KEY, SECURE_AUTH_KEY, LOGGED_IN_KEY, NONCE_KEY, comment_author, comment_author_email, comment_author_url, rated, gdpr, gawdp, wfwaf-authcookie, wordpress_logged_in, wordpress_sec, wordpress_test_cookie, wp-settings-1, wp-settings-time-1, wp_woocommerce_session, a11y-high-contrast, a11y-larger-font, __cfuid, tk_lr, tk_or, tk_r3d

Cookies de terceros

Usamos cookies de terceros en las que se almacenan externamente datos para conocer tus usos de navegación, y los elementos compartidos en redes sociales. También son usadas por el sistema de afiliados de Amazon.