RESEÑA: RUINA Y ASCENSO, DE LEIGH BARDUGO

Hola lectores.
Sé que es el primer lunes de julio y os mostraría los libros que leí de junio, pero para no romper la trilogía de Grisa, os traigo la reseña del último libro Ruina y ascenso. Os traigo no, os traemos, Lira y yo.
Esperamos las dos que os guste, y para refrescaros la memoria, os dejo por aquí la reseña del primer libro:
Y aquí la del segundo libro:
¿Leemos?

Datos bibliográficos

Portada

  • Nº de páginas: 512
  • EncuadernaciónTapa blanda
  • Editorial: HIDRA
  • LenguaCASTELLANO

Sinopsis.

El Oscuro gobierna Ravka desde su trono de sombras.
Ahora el destino de la nación está en manos de una Invocadora del Sol sin poderes, un rastreador caído en desgracia y los últimos vestigios de lo que alguna vez fue un gran ejército de magos.
En las profundidades de una antigua red de túneles y cuevas, una debilitada Alina debe someterse a la dudosa protección del Apparat y de aquellos que la veneran como a una Santa. Pero tiene otros planes, como lanzarse a la caza del elusivo pájaro de fuego y comprobar si la supervivencia de cierto príncipe forajido es algo más que una esperanza.
Alina deberá forjar nuevas alianzas y dejar de lado antiguas rivalidades para, junto con Mal, encontrar el último amplificador de Morozova. Pero tan pronto como empieza a desvelar los secretos del Oscuro, sale a la luz un pasado que alterará para siempre su visión del lazo que los une y el poder que ella detenta. El pájaro de fuego es lo único que se interpone entre Ravka y la destrucción, y Alina podría pagar un alto precio por conseguirlo: el mismísimo futuro por el que está luchando.

Reseña personal.

Lo último que sabemos de alina es que fue rescatada por los que la veneran como una santa; ahora, resguardada bajo tierra en la Catedral Blanca, la joven imbocadora descubre que no es capaz de imbocar, lo único que sale de ella son sombras, unas diminutas sombras que ha logrado extraer del poder del Oscuro en su enfrentamiento.

La joven no parece Sankta Alina, sino una prisionera, ella y sus amigos no pueden salir de la Catedral Blanca, pero tienen que encontrar el último amplificador para poder derrotar de una vez al Oscuro.

Los últimos Grisa que están de su parte, el rastreador Mal y una última esperanza, acompañarán a Alina en este nuevo camino que se abre ante ella; el futuro tanto suyo como de su gente depende del mítico pájaro de fuego, pero ¿será Alina capaz de sacrificar el precio que exige el último amplificador?

Opinión personal.

Este no es un libro de fantasía, sino un libro de pérdidas, de encuentros, de esperanzas y desengaños. Este es un libro que nos muestra que nada es fácil, que todo se puede perder en un suspiro, cuando menos lo esperas.

Alina sabe mucho de pérdidas. Este libro nos ha mostrado otro paso en la evolución de esta chica, es una joven que ha madurado más deprisa que nadie, que sabe el precio que hay que pagar por el poder.

Esta última parte de la trilogía me ha hecho reír, llorar y me ha desgarrado el corazón en mil cachitos diminutos, pero creo que ha sido el mejor libro de los tres. La autora ha sabido manejar un numeroso elenco de personajes y ha sabido separar sus personalidades.

Zoia, Nadia, los mellizos y los demás… Han formado un grupo variopinto, peculiar e imposible a su manera; ha sido un grupo peculiar y todos los lectores, supongo que hemos pensado lo mismo, sino hubiera pasado todo lo que pasó, si las circunstancias fueran otras, este grupo no se habría formado, son muy diferentes entre sí, pero Leigh Bardugo ha sabido hacer que encajen unos con otros hasta crear algo más fuerte y sólido que una amistad, algo que durará más tiempo que ellos mismos.

El Oscuro en este libro también hace cosas malas, pero la autora nos deja ver su lado más humano en dos momentos claves de la trama. vemos como él pierde lo más importante para él, como dejamos de ver un momento al Oscuro para ver al chico que fue antes de optener ese título, el joven que tiene sueños, que es humano, que puede sentir algo más que sed de poder.

Hasta la última página he esperado ver como él se arrepentía de sus actos, como tenía su esperada redención, y la tuvo, al final la tuvo. Por un lado es el cierre de su historia que yo esperaba, pero por otro no quería que terminara así, solo es, en parte, un chico perdido que busca un lugar, por así decirlo. Es el hombre más poderoso, pero está solo, no lo justifico, esa no es la forma, no debió actuar así, pero si su pasado hubiera sido diferente, él no hubiera hecho todo lo que hizo.

Este último libro siempre estará entre mis libros preferidos y aunque al terminarlo sentí un vacío difícil de llenar, creo que sin lugar a dudas a sido la mejor lectura del mes de junio.

Lectores, como hice en la anterior reseña y en la otra, esta entrada no la hago sola, Lira vuelve a acompañarme dando su opinión.

¡El final! Ahora sí puedo decirlo, el final es el mejor final que podría ser, al menos de entre todas las posibilidades, o eso es lo que creo yo. Pero igualmente me dolió como un hierro candente en el corazón. Tanta pérdida… bueno, desde que empiezas a leer el tercer libro ya vas con el acelero, sabiendo que es el último libro y lo genial que ha sido el camino recorrido junto a unos personajes tan maravillosos, pero también piensas en que ya no hay más, que el viaje se termina, y ese es un dolor casi físico.

También están los nervios por saber qué pasará, y los malos presentimientos de los que hablaba en la reseña anterior, y algunas teorías propias que al final resultarán estar equivocadas. Este, más que cualquiera de los dos libros anteriores a mi parecer, es un libro sobre sacrificios. También sobre amor, deber, lucha y consecuencias, pero los sacrificios están ahí, los que se dicen y también los que no se dicen, y no puedes evitar tenerlos presentes porque sabes que cada sacrificio viene con un gran precio, que de gratis nada, y te preguntas si el último sacrificio no traerá un precio demasiado alto.

El libro empieza donde terminaba el anterior, pero la situación precaria de los personajes se resuelve en unos pocos capítulos, con un poco de ingenio y unas buenas dosis de lealtad y trabajo en equipo. Entonces te sientes confiadamente optimista, aunque en un rincón de tu mente una vocecilla grite que no, que estás cometiendo un error, que no hagas eso porque a partir de aquí las cosas no harán más sino complicarse. Pues bien, cuando antes dije que este es un libro que tiene muy presentes los sacrificios, otra cosa que tiene muy presente es el desarrollo de los personajes, también más que en los anteriores. Al tiempo que ves las consecuencias de la guerra que el Oscuro ha desatado, tanto sobre la geografía como sobre las personas, ves qué hacen y cómo actúan las personas cuando están dispuestas a sobrevivir a toda costa.

Lo ves para bien, en Alina y el resto del grupo, y para mal en algunos soldados, y con cierto reparo en los miembros de cierta iglesia de cuyo nombre finjo no acordarme, y con el corazón roto en un personaje transformado contra su voluntad en algo desconocido que nadie más ha visto nunca. Alina, quien de nuevo emprende un viaje junto a Mal, se rodea de un grupo de personas muy diverso entre sí que, si bien encaja maravillosamente una vez encuentran la dinámica, es variado y pintoresco por decir lo menos. Todos ellos forman una unidad impresionante, aterradora a ratos y adorable en otros, pero se te ocurre pensar que si las cosas hubiesen sido diferentes tal vez nunca se habrían juntado personas tan distintas entre sí, ni mucho menos habrían terminado trabajando tan estrechamente. Al menos creo que no sin Alina.

El libro trae aparejado grandes momentos, grandes citas y un par de giros de la trama que te dejarán sin aliento, te zarandearán brutalmente y tal vez te destrozarán para siempre, por lo menos un poco.

A partir de las primeras… ¿200 páginas? Entras en una especie de espiral descendente, las cosas van de mal en peor y si no, desde luego se ponen cada vez más tensas. En el fondo sabes que la guerra es la guerra, que la gente muere y sufre muchísimo, pero personalmente yo no estaba preparada para algunos de los sucesos de este libro, me dejaron pensando ¿y ahora qué? ¿Cómo se arregla esto? ¿Ya está? Tenía muchas esperanzas, pero muy poca fé.

Y esto es todo lectores, con esta entrada cerramos Lira y yo la trilogía de Grisa. Quiero dar las gracias a esta gran colaboradora por recomendarme estos libros y en nada, en cuanto pueda, comenzaré otra trilogía que ella misma me ha recomendado y sí, también trataré de reseñarla.

Leed estos libros y disfrutad como nosotras de ellos.

¡Un saludo y hasta la próxima lectura!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.