RESEÑA: Cómo no ser una drama mamá, de Amaya Ascunce Guerrero

¡Hola! una vez más, me apropio de una silla en este rincón de lectura; hoy, con un libro que sería capaz de leer una y mil veces. ¿Cuántas veces hemos dicho que nunca seremos como nuestros padres?, ¿cuántas veces quizá, nos hemos sorprendido (ya un poco más grandes) usándolas con nuestros peques más cercanos?. Vamos pues con la reseña, ¡a leer!

Datos bibliográficos

  • Portada

Portada

 

Sinopsis

Este libro es para todos los que oyeron frases inolvidables como éstas: «Tómate el zumo rápido que se le van las vitaminas», «Te voy a lavar la boca con jabón», o «¿Te crees que soy la dueña del Banco de España?» Es para los niños con coderas y chándal de táctel que sabían que los cromos que regalaban en la puerta del cole llevaban droga y que hay que hacer dos horas de digestión para meterse en el agua. Pero también es para los que aseguran convencidos que nunca serán como su madre. Infelices.
Aquí van las 101 frases que prometiste no repetir; la opinión de algunos expertos, como Javier Urra y Rocío Ramos-Paul —la supernanny de la tele—; la contribución de cientos de lectores anónimos que contaron su versión; y la historia de la nena, la protagonista, que sabe que lo negro del plátano no está buenísimo, por mucho que lo diga su madre. Si la tuya nunca dijo estas frases, bendice tu suerte.

Opinión personal

¿les he contado ya que soy colombiana? Si no lo hice, vale la pena contárselo. Ahora sí, vamos a lo que nos importa. Este libro es sin temor a equivocarme la mezcla perfecta entre humor, un toque de tristeza, y por que no… una dosis perfecta de dramas colectivos. Inicié explicando que soy colombiana porque (aunque quizá pueda a veces parecer que no) el gen de las “drama mamás”, está extendido a lo largo de todo el mundo; así que, cuando lees este libro aunque la autora es española, de una o mil maneras, te sientes muy, muy identificado. Como lo menciona la sinopsis, no solo recoge las experiencias de la “nena” sino las de millones de personas en el mundo que pasaron lo mismo que ella, y a quienes les dijeron lo mismo o algo muy, muy similar.

Sin más por el momento, te animo a sumergirte en las páginas de este libro; y a recorrer de la mano de Amaya “la nena” todo ese mundo que componen las “drama mamá”.

Finalizo esta reseña, pidiendo excusas infinitas a Amaya. Ella es periodista y tiene mucha más experiencia que yo en esto de escribir; desde ya, mil y mil disculpas sin un día lees o te animas a difundir esto. Que sepas que me encantó el libro y que, adoro a tu “no drama papá”.

Si quieres comunicarte por redes sociales o conocer lo que le dio vida a este proyecto, visita

 

recuerda que me interesa saber que opinión tienes de lo que escribo para saber en que aspectos debo mejorar.
Samira

***

Recuerda que tú también puedes escribir reseñas. Infórmate aquí de como hacerlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *