Reseña: La Reina descalza, de Ildefonso Falcones

Reseña: La Reina descalza, de Ildefonso Falcones

Escucha la entrada

Saludos amigos lectores.
Vuelvo por aquí en esta ocasión para traeros una novela histórica de Ildefonso Falcones, de quien ya reseñé en su momento «La Catedral del mar«. En este caso se trata de «la reina descalza», tercera obra del autor catalán, siendo la segunda «la mano de Fátima».

Vamos pues, sin más preámbulos al siglo XVIII en España y adentrémonos en los vericuetos de la Sevilla y Madrid de la época, y dejémonos acompañar de unos personajes muy muy especiales

Datos Bibliográficos

Portada

  • Título: La Reina Descalza
  • Autor: Ildefonso Falcones
  • número de páginas: 752
  • Editorial:  Grijalbo / De bolsillo
  • colección: Best Seller
  • Encuadernación: tapa blanda

Sinopsis

En la España del siglo XVIII, una conmovedora historia de amistad, pasión y venganza une dos voces de mujer en un canto desgarrador por la libertad.
Enero de 1748. Una mujer negra deambula por las calles de Sevilla. Ha abandonado a su hijo y ha huido de un pasado esclavo en Cuba. Caridad ya no tiene un amo, pero tampoco un lugar donde cobijarse. Entonces conoce a Milagros Carmona, una joven gitana de Triana por cuyas venas corre la sangre de la rebeldía. Las dos mujeres se convierten en inseparables y, entre zarabandas y fandangos, la gitana confiesa a su nueva amiga su amor por el apuesto y arrogante Pedro García, de quien la separan antiguos odios entre ambas familias. Por su parte, Caridad se esfuerza por reprimir sus sentimientos por Melchor Vega, el abuelo de Milagros, un hombre desafiante, bribón y seductor, pero también firme defensor del honor y la lealtad.

Pero cuando un mandato real convierte a todos los gitanos en proscritos, la vida de Milagros y Caridad da un trágico vuelco. Aunque sus caminos se separan, el destino volverá a unirlas en un Madrid donde confluyen contrabandistas y cómicos, nobles y villanos; un Madrid que se rinde a la pasión que emana de las voces y bailes de esa raza de príncipes descalzos.

Ildefonso Falcones nos propone un viaje a una época apasionante, teñida por los prejuicios y la intolerancia. Desde Sevilla hasta Madrid, desde el tumultuoso bullicio de la gitanería hasta los teatros señoriales de la capital, los lectores disfrutarán de un fresco histórico poblado por personajes que viven, aman, sufren y pelean por lo que creen justo. Fiel reflejo de unos hombres y mujeres que no agacharon la cabeza y que alzaron la voz para enfrentarse al orden establecido.

El autor

Ildefonso Falcones, casado y padre de cuatro hijos, es abogado y escritor. Su primera novela, La catedral del mar (Grijalbo, 2006), ambientada en la Barcelona medieval, se convirtió en un fenómeno editorial mundial sin precedentes, reconocida tanto por los lectores como por la crítica y publicada en más de cuarenta países. Asimismo, fue merecedora de varios premios, entre ellos el Euskadi de Plata 2006 a la mejor novela en lengua castellana, el Qué Leer al mejor libro en español del año 2006, el premio Fundación José Manuel Lara a la novela más vendida en 2006, el prestigioso galardón italiano Giovanni Boccaccio 2007 al mejor autor extranjero, el premio internacional Città dello Stretto 2008 y el Fulbert de Chartres 2009.

Sus siguientes obras fueron La mano de Fátima (Grijalbo, 2009), que narra la expulsión de los moriscos de la Península y que fue galardonada con el premio Roma 2010, y La reina descalza (Grijalbo, 2013), que recoge la historia de dos mujeres que luchan por la libertad y la dignidad de los más oprimidos en la España del siglo XVIII, merecedora del premio Pencho Cros 2013. También le ha sido otorgado el premio Giardini 2014.

Con más de nueve millones de ejemplares vendidos de sus obras en todo el mundo, Ildefonso Falcones se ha consagrado como uno de los escritores españoles más difundidos.

En su última novela, Los herederos de la tierra (Grijalbo, 2016), el autor regresa a la atmósfera de su obra más emblemática, La catedral del mar, para ofrecernos la novela más esperada por muchos de sus lectores.

Reseña

Ildefonso Falcones lo vuelve a hacer. Volvemos a sumergirnos en la historia de España, volvemos a Andalucía al igual que en «La mano de Fátima», pero también al Madrid del siglo Xviii con sus chisperos, manolas, los afrancesados… y toda una pléyade de gente y de lugares que no nos dejarán indiferentes.

Falcones nos recuerda las similitudes que pudieron llegar a tener los esclavos negros en Cuba y los gitanos perseguidos y humillados una y mil veces por los reyes españoles.

De la mano de Caridad, una ex esclava que a su llegada a España intenta buscar lo que supuestamente, según los papeles le pertenece, la libertad. ¿Lo consigue…?
Y de la mano de Milagros nos intentaremos acercar a un mundo prácticamente herméticamente cerrado para todo aquél que no pertenezca a él, el mundo gitano.

Aquí, se ven algunos inicios de lo que más o menos un siglo después conoceremos como «cante Flamenco», que en los gitanos encontrará unos intérpretes excepcionales, si bien no son ni mucho menos los únicos.

Personajes Principales

Caridad o Cachita: una antigua esclava de unos 25 años que fue vendida en África para trabajar en los ingenios azucareros, pero sobre todo en el tabaco, del que es una experta.
Su aspecto boluctuoso y sensual, la harán ser deseada por hombres que por desgracia, en aquella época no conocían el respeto a la mujer, ni mucho menos si se trataba de una negra.

Milagros Carmona Vega: Es la protagonista de la novela. Al inicio, tiene catorce años, y ya posee la belleza y el orgullo de las mujeres de su raza. Pronto se convertirá en Sevilla en el centro de atención por su forma de bailar y cantar, y al igual que Caridad será víctima de los deseos de los hombres.

Su amor por Pedro García, será capaz de pasar por encima de enemistades familiares y todo aquello que fuere menester.

Ana Vega: Madre de milagros. Ella será quien enseñe a Milagros el arte del baile, el cante, y todo aquello que hacen de los gitanos una raza única.

Gran luchadora, aun jugándose la vida, hará lo posible porque no le quiten lo más valioso, el orgullo de seguir siendo gitana.

José Carmona: miembro de uno de los clanes herreros gitanos del barrio de Triana, en Sevilla, es el padre de Milagros. Desdeñará siempre a los Vega, sobre todo a su suegro, por haberse ganado más que él el cariño de su hija. Los herreros como él, van poco a poco, plegándose a los prefectos de las leyes de los payos, al contrario que los Vega, que promulgarán que las leyes gitanas están por encima de todo.

Melchor Vega: reverenciado por muchos, y odiado por muchos otros, el abuelo de Milagros, es apodado el Galeote, pues pasó nada menos que diez años condenado a Galeras Reales. Dedicado al mundo del contrabando, no muestra cariño o interés por nadie a no ser por Milagros, hasta que alguien aparece en vida que la trastocará para siempe.

Melchor es un gitano orgulloso, quizá arrogante en algún momento, y Vega hasta la médula.

Pedro García: Marido de Milagros. Se casará con ella por imposición de sus abuelos, quienes ven en ella pingües beneficios a sacar de su arte. Pedro es apuesto, deseable…, y lo sabe, y no dudará en aprovecharse de ello, al igual que no dudará en pasar por encima de todo aquel que le impida conseguir sus objetivos, que no son otros que el dinero y las mujeres.

Opinión personal

Hay dos razones que me hicieron querer leer este libro, a saber: las dos novelas precedentes, y el hecho de que aquí se tratasen dos temas que me tocan muy de cerca, los gitanos y el flamenco.

Es posible que alguien que lea esta reseña me tilde de radical, pero…, en fin, es lo que uno siente.

.

Cuando me leí esta obra, lo que me quedó muy claro, es lo poco y mal que se cuenta la historia de España, y lo poco que sale a relucir aquellos «defectillos» que la jalonan. Me refiero en este caso concreto a la gran redada que tuvo lugar en 1749, aprobada por el rey Fernando VI, y auspiciada por el Marqués de la Ensenada, por la cual miles de gitanos se vieron en cárceles con una salubridad infame, se vieron a trabajos forzados, en condiciones peores que las de los esclavos y por supuesto separados de sus familias.

Lo mismo sucedía en toda España: alrededor de doce mil gitanos, gente infame y nociva al decir de las autoridades, habían sido detenidos en la nefasta redada del 30 de julio con un único objetivo: la extinción de su raza. Los varones y mayores de siete años eran trasladados a La Carraca, si eran sevillanos; a Cartagena, en levante, o al Ferrol, en el reino de Galicia; otros eran destinados a las minas de Almadén para ser esclavizados en la extracción del azogue con el que se trataba la plata de las Indias. A las mujeres y sus chiquillos los trasladaban a Málaga o a Valencia, a los castillos de Oliva y Gandía: ellas eran consideradas incluso más peligrosas que los hombres: «Se pondrá muy particular cuidado —decía la orden de junio de 1749— en asegurar y prender a las mujeres por ser muy conveniente esta diligencia para conseguir el fin a que se dirige esta providencia tan importante a la quietud del reino».

La novela me llevó a querer saber donde empezó todo esto, y no me fue difícil averiguar que comenzó con los reyes católicos y la pragmática de Medina del Campo de 1499.

Pero en fin, yendo a la novela, que me extiendo en todo esto, y sería motivo de un tratado muy largo…
Ildefonso Falcones tiene la virtud de saber introducirte cual uno de los personajes y revivir como si fueran tuyos los sucesos que en cada obra acaecen. Tan pronto te ves contrabandeando con tabaco, que te ves cantando y bailando en teatros y en casas de nobles…

Es difícil poner aquí lo que siento con esta novela. Si bien es cierto que con «la catedral del mar disfruté como un tonto, con esta, no sólo disfruté, si no que sentí, sentí dolor, sentí rabia, sentí ternura, ¿y, por qué no? me sentí orgulloso de ser gitano.

Gracias a Ildefonso por darme a conocer parte de mi propia historia, por hacerme sentir más todavía parte de un pueblo, con el que si bien es cierto, y por muchas cuestiones, no puedo concordar en todo, me siento orgulloso de decir que sí, que soy gitano.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.