Reseña: La Daga, de Philip Pullman

Reseña: La Daga, de Philip Pullman

Buenos días otra vez, lectores y lectoras. ¡Vaya semanita! La trilogía de Philip Pullman ha acabado enganchándome del todo, y ya la he terminado entera. Aquí va la reseña del segundo libro. La semana que viene, ¡más y, con un poco de suerte, mejor!

Datos Bibliográficos

portada

  • Autor: Philip Pullman
  • Año de publicación: 1996.
  • Año de reedición: 2017
  • Número de páginas: 320
  • Encuadernación: Tapa dura
  • Editorial: Roca
  • Lengua: Castellano

Sinopsis

«¿Qué es? ¿Amigo o enemigo?»
«Es un asesino.»
Will acaba de matar a un hombre. Es un fugitivo. Su huida lo llevará mucho más allá de su propio mundo, al sobrecogedor desasosiego de una ciudad desierta, y a conocer a una niña, Lyra. El destino de esta se halla extrañamente ligado al suyo y juntos deben encontrar el arma más poderosa de todos los mundos…

Reseña

—Existen dos grandes poderes —declaró— que se enfrentan desde el comienzo de los tiempos. Todo avance en la vida del hombre, todo jirón de conocimiento, sabiduría y decencia que poseemos se lo ha arrancado de los dientes un bando al otro. Cada pequeño incremento en la libertad humana se ha conseguido a costa de una lucha feroz entre quienes desean que sepamos más y seamos más sabios y fuertes y quienes pretenden que obedezcamos y seamos humildes y sumisos.

Después de terminar este libro, me empiezo a preguntar seriamente por qué se considera esta trilogía como literatura juvenil. En parte por la oscuridad en alguno de sus pasajes, y en parte por la dura crítica hacia la iglesia y la religión, que le han causado problemas al autor. A partir de este libro, si se quiere disfrutar de la saga, debe dejarse de entender como otra serie de novelas de fantasía.
En este segundo volumen, Pullman se toma la libertad de introducir tantos conceptos y personajes, si no más, que en el primero. Para empezar tenemos a Will, cuya trayectoria se cruzará con la de Lyra al principio del libro y acabará por fusionarse con ella. La acción empieza a desarrollarse en varios mundos, a veces al mismo tiempo, lo cual requiere explicaciones constantes. El autor consigue formular las descripciones y aclaraciones necesarias de una forma interesante y para nada forzada. El paralelismo entre conceptos en diferentes mundos (ambaricidad=electricidad, teología experimental=física) añade un toque interesante y curioso que ejemplifica las diferencias entre los mundos.
Pullman empieza a dejar bien clara su opinión sobre la religión organizada y la figura de la «autoridad» sin cortarse un pelo. Sus reflexiones me provocaron todo tipo de pensamientos y preguntas, tanto sobre la realidad como sobre el universo de sus novelas. Por desgracia, algunas de estas últimas no se acabaron de responder.
El protagonismo de Lyra queda parcialmente eclipsado por el de Will, el segundo personaje principal de la saga. En gran medida, la explicación del crecimiento personal de la chica pierde importancia y pasa a un segundo plano. En mi opinión, este desarrollo podría estar mejor integrado dentro de la trama. No puedo decir que esté del todo convencido con la forma que tiene Pullman de manejar la dualidad de personajes principales.
Expuestas todas estas quejas, tengo que decir que la historia consiguió mantenerme pegado al libro (o al auricular, en mi caso). No es una obra autónoma, es la continuación al primer libro y la preparación para el tercero. Por esa razón, es difícil reseñarla por separado. Es una larga transición que introduce conceptos y situaciones clave para comprender el resto de la historia. Definitivamente, fue imposible resistir a la tentación de empezar a leer El Catalejo Lacado pocos minutos después de acabarla.
Este libro contiene, en mi opinión, una de las escenas más emotivas de toda la saga. Sorprendentemente, está protagonizada por un personaje relativamente secundario. Sin ningún tipo de spoiler, diré que es la parte final del capítulo 14. Mi respeto por Scoresby aumentó muchísimo durante todo ese capítulo, y llegó a su punto culminante en su última conversación con el hombre con el que interactúa durante todo ese pasaje.
Si os gustó el marco del primer libro, y creéis que soys capaces de enfocar la trilogía desde un punto de vista diferente al usual en esta clase de obras, sin duda os recomiendo que probéis con esta apasionante segunda parte.

 

Opinión de Attenhea:

La Daga… ¡DIOSES!
Si el primero me gustó, el Segundo me fascinó.
Will, Lyra, Lee Scoresby, Grumman, Serafina Pekkala… Muchos personajes se alternan, ya no solo es Lyra quien nos habla, sino casi todos los personajes que han tenido una cierta relevancia en la historia.
La trama transcurre en tres mundos diferentes conectados entre sí.
En este libro creo que se pierde un poco la esencia de Lyra, pero eso puede deberse a que el autor ya no solo nos habla de ella, sino de otros personajes como el señor Lee Scoresby, uno de mis favoritos de la historia.
Las preguntas se suceden capítulo a capítulo y no en todos encuentras una respuesta, sino que el alud de interrogantes te arrastra a una lectura sin pausa para buscar solución a los enigmas que el autor siembre en tu mente sin tregua y con maestría.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.