Reseña de Date el gustazo de Silvia García Ruiz

¡Hola!

¿Puede ser posible que no haya publicado nada desde hace más de dos meses y medio? Sí, puede ser. Feliz año, y esas cosas.

No sé como os está afectando el coronavirus a vosotros, y supongo que realmente yo no me puedo quejar porque todos en mi entorno estamos bien, y toco madera para que lo sigamos estando, pero a mi vida ha traído una desgana y una falta de motivación para hacer cosas impresionante.

En fin, dejo de contaros mi vida y vamos con el libro de hoy. Se trata de Date el gustazo de Silvia García ruiz. Tres historias cortas de los fundadores de una empresa que se dedica a enseñarte…. Como ser infiel.

¿Seguimos con la reseña?

 

Datos bibliográficos

Portada

  • Título: Date el gustazo
  • Autora: Silvia García Ruiz
  • Editorial: Booket (Planeta)
  • Páginas: 512 páginas

 

Sinopsis

 

Una divertida comedia romántica sobre las relaciones de pareja. ¿Serías capaz de perdonar, o por el contrario, desearías vengarte de una infidelidad?

Atrévete a caer en la tentación; conoce a los dueños de la agencia DATE EL GUSTAZO y sus singulares historias de amor.

Eric, Mike y Gavin son los dueños de la peculiar agencia Date el Gustazo, que se encarga de organizar citas para personas que desean ser infieles, así como de proporcionarles cuanto necesiten para pecar. Pero ¿qué ocurrirá cuando acudan a ella tres singulares mujeres que los hagan dudar de su negocio?

Sigue a Abby en sus intentos por dejar de recibir los servicios que sus amigas le han contratado cuando su novio le es infiel.

Asiste al primer juicio que llevará adelante Grace después de su difícil divorcio, un caso que la obligará a enfrentarse a una empresa que promueve la infidelidad.

Conoce a Bambi y observa cómo su empeño por averiguar si su padre engaña a su madre la llevará a meterse en la boca del lobo.

 

Opinión personal

 

 

Silvia García Ruiz es una de mis autoras favoritas. Y no lo es porque todos sus libros me parezcan obras de arte (que algunos lo son) sino porque siempre, siempre, siempre, espero su nueva fecha de publicación con muchas ganas porque sé, que, aunque alguno de sus libros no me llene del todo me hará sonreír, pasar un buen rato, evadirme un poco de mis cosas… Tiene unas ideas de bombero que ya quisiera yo y una forma muy refrescante de escribirlas.

 

En este caso nos trae una novela que está dividida en tres pequeñas historias, aunque las tres están relacionadas. Eric, Mike y Gavin son tres amigos que se han visto unidos por una circunstancia común, ser el amante en una pareja supuestamente enamorada. Cansados de ser siempre “el otro” deciden aprovecharse de la situación y crear una empresa que enseñe a ser infieles ofreciendo clases, y todo lo necesario para decidirse a pecar.

 

En la primera pequeña historia encontramos a Abby, una chica muy enamorada de su novio y que por muchos indicios que tenga de que él le está poniendo los cuernos, no se quiere dar cuenta. Al final, cuando ya no le queda más remedio que admitirlo, se emborracha con sus amigas y decide pagar por los servicios de esta peculiar empresa. No quiere serle infiel a su pareja, solo hacerle sentir un poco del daño que ella ha sentido. Allí conocerá a Eric, uno de los dueños, y aprenderá a valorarse a si misma, y él, a su vez, aprenderá a creer en el amor.

ME ha gustado leerles a los dos, como creen en sus convicciones, como les afectan las circunstancias que han vivido y como cada uno las maneja de maneras distintas. Lo que no me ha gustado tanto es… el concepto de infidelidad. Yo no considero que seas infiel únicamente cuando hay penetración, tampoco digo que lo seas cuando le diriges la palabra a una persona que no sea tu pareja ni mucho menos, pero… si lo eres cuando ¿no sé? Tienes algún tipo de interés en una persona X y la besas, la acaricias, vives una cierta intimidad que no te tocaría con esa persona. Es más como son tus sentimientos hacia esa persona que un único acto. Pero a lo mejor es solo mi mentalidad de niña rosa.

 

La segunda historia habla de Grace, una mujer con dos hijos que se quiere divorciar de su marido porque le fue infiel y de Mike, el abogado de la empresa Date el gustazo. Cuando Grace consigue el divorcio tiene que ponerse a trabajar, y el primer caso que le ofrecen como abogada es defender al exprometido de Abby de la primera historia, indignado porque ella le puso los cuernos (men ti ra). Grace, dolida por los suyos, decide luchar con todas sus fuerzas por ese caso desconociendo lo que su cliente hizo en realidad.

Ésta me ha gustado porque él es un chico aparentemente despreocupado y ella una chica aparentemente seria pero juntos se complementan bonito y saben encontrar el punto medio entre las dos cosas, aportar seriedad cuando es necesaria y ser desvergonzados cuando creen que deben serlo. Me ha sorprendido un poco el enamoramiento rápido pero bueno. Lo que si me cuesta de entender, y esto no es cosa de la autora, es cosa de cómo funcionan los juicios, es como puedes aprovecharlas leyes a tu favor en cada caso. ¿Qué es lo que la ley consideraría infidelidad, daño al cliente?

 

En la tercera historia tenemos a Bambi, la hija del contable de la empresa de date el gustazo. Y a Gavin, el último de los socios, quien colabora con la contabilidad también y al que le gusta el mundillo BDSM. Como la empresa ya es rara de por si Gavin aporta a sus rarezas programando reuniones a horas y sitios inesperados con lo que Bambi cree que su padre le está poniendo los cuernos a su madre y decide infiltrarse en la empresa para buscar los archivos trabajando en ella y ver si encuentra a su padre. Bamby es inocente y deslenguada, Gavin es rudo y mandón y entre los dos intentarán complementarse y encontrar un punto medio, a pesar de que se saquen de quicio el uno a la otra.

Ésta última creo que es la que menos me ha gustado. He disfrutado de sus intercambios, de las puyas y de las contradicciones que sienten pero no he sentido que lleguen a un punto medio, es como que siempre acababan volviendo a lo rudo, y claro que los gustos de ella pueden cambiar pero en fin… creo que me esperaba algo distinto. Tampoco me ha gustado una escena del final en el que él muestra lo que es y lo que hace. Y no he entendido por qué cuando Bambi averigua la verdad no podemos ver que pasa con sus padres, si ese era el objetivo inicial de la historia. No, lo siento pero a ésta para mí le han faltado bastantes cosas.

 

Es una novela para pasar un buen rato porque se lee rápido y hay muchas cosas disfrutables pero a mí me ha dejado con un sabor un poco amargo. Aún así, con ganas a la siguiente publicación, como siempre, o hasta que me lleve muchas decepciones seguidas, pero la verdad, estoy casi segura de que no va a pasar.

 

Nos leemos pronto

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.