Reseña: Cinder, de Marissa Meyer

Reseña: Cinder, de Marissa Meyer

Hola mortales.
Espero que tengáis un buen inicio de semana. Hace unos días leí este libro maravilloso y hoy estoy terminando su saga. De momento solo veis esto, pero espero, si puedo, traeros más libros de esta saga. De momento:
¿Leemos?
¡Allons-y!

La sempiterna luna atrajo su mirada y un repentino estremecimiento le recorrió el cuerpo y le puso la carne de gallina. Tenía una relación extraña y obsesiva con aquel astro que rozaba la paranoia, era como si creyera que la gente que vivía allí arriba pudiera verla y que, si se quedaba mirándola demasiado rato, acabaría por llamar su atención. Bobadas supersticiosas, aunque todo lo relacionado con los habitantes de Luna estaba envuelto en un manto de misterio y superstición.
Los lunares conformaban una sociedad que hacía siglos había evolucionado a partir de una colonia de origen terrestre, aunque habían dejado de ser humanos tiempo atrás. Se decía que los lunares tenían la capacidad de manipular la mente de las personas y de obligarles a ver, sentir y hacer cosas que no deberían o no querían ni ver ni sentir ni hacer. Aquel poder antinatural los había convertido en un pueblo codicioso y violento, y la reina Levana era la peor de todos.
Se decía que sabía cuándo hablaba la gente de ella, incluso a kilómetros de distancia. Incluso en la Tierra.

datos del libro:

Portada

  • Título: Cinder
  • Autora: Marissa Meyer
  • Saga: Crónicas Lunares
  • Nº de páginas: 432
  • Editorial: Ellas de Montena

Sinopsis:

 

Bienvenidos a Nueva Pekín, metrópoli central de un mundo futuro donde humanos, ciborgs y androides coexisten en precaria convivencia, amenazados todos por una extraña y caprichosa plaga mortal para la que los científicos no encuentran cura.
Esa es la ciudad en la que vive Linh Cinder o, simplemente, Cinder, una ciborg que, por serlo, es odiada y despreciada por todos, y sobre todos, por Adri, su madrastra, cuyo amor y respeto jamás ha tenido a pesar de que gracias al trabajo de Cinder ella y sus dos hijas, Pearl y Peony, pueden salir adelante y aparentar más de lo que son. Aunque no todo son malas noticias: Peony es su mejor amiga. Su mejor amiga humana.
Sabe que no lo logrará, pero no deja de alimentar la esperanza, que sabe vana, de ganarse el favor de su familia y de ir, ¿por qué no?, al baile real que cada año se celebra en Palacio. Pero es el cuento de nunca acabar porque Adri, que no deja de prometerle lo mejor para cuando acabe lo que sea que tiene que hacer, siempre le tiene guardada una tarea nueva, que arregle el levitador o cualquier otro cachivache.
Porque Cinder es la mejor mecánica de Nueva Pekín, y tan grande es su fama que el mismísimo Príncipe Kaito, heredero de la Comunidad Oriental, ha acudido a su cuchitril en el mercado para confiarle el arreglo de su androide. «Contiene información confidencial y es una cuestión de seguridad nacional que la recupere… antes de que lo haga otra persona», le explica.
Vale, Cinder es una ciborg pero no es de piedra, y ese príncipe se demuestra capaz de alterar todos sus circuitos. Pero se cierne sobre ella, sobre ellos, una amenaza más grave que el enamoramiento: la de una fuerza procedente del espacio exterior que aguarda el momento adecuado para atacar la tierra.

Reseña personal:

Cinder es una mecánica famosa, pero nadie sabe que es una ciborg, bueno, sí, su madrastra y sus hermanástras… Pero quién no lo sabe es el príncipe imperial Kai, quien acude a ella para reparar una androide niñera.
Ese es solo el comienzo del cambio de la vida de Cinder, desde ese momento todo se precipita sobre ella, su hermana pequeña enferma, Peoni, su mejor amiga humana; su madrastra presta a Cinder para la investigación de la enfermedad que ha contagiado a la pequeña de la familia, pero es entonces cuando Cinder empieza a descubrir no solo sentimientos encontrados hacia Kai, sino cosas sobre su pasado que no tardará en arrepentirse de haber descubierto.

Opinión personal:

Supongo, lectores, que conoceréis el cuento de la Cenicienta, esa pobre chica esclavizada por su madrastra y sus dos hermanastras, pues Meyer nos trae ese cuento pero con unos tan notables, que en realidad cuesta mucho saber que se ha basado en el cuento sino fuera por pequeños detalles como un coche causalmente naranja calabaza, una madrastra cruel una hermana desagradable y que utilizan a Cinder para mantenerse.
Los cambios principales son que en lugar de ser una sirvienta en su propia casa, Cinder es una mecánica muy conocida y la fuente de ingresos de la familia, aunque el cambio más notable de esta historia es que la protagonista no es una muchacha humana rubia de claros ojos azules, sino una ciborg de piel tostada y cabello castaño cuyas mejores amigas son una androide llamada Iko y su hermanastra pequeña de catorce años Peoni. Lo que no cambia es la relación con el príncipe Kai. Vemos en esta historia a una chica fuerte y con una personalidad notable y abrumadora.
No conocía a esa autora, ni a ella ni a sus libros. Paseando por GoodReads vi el título de la cuarta obra de esta tetralogía y decidí buscarla y empezarla. He empezado la saga hace una semana y a día de hoy estoy terminándola, así que imaginad todo lo que me está gustando.
De este libro no tengo personaje favorito, sí uno odiado, la madrastra de Cinder, pero bueno, esa señora se rifa el puesto de bicho malo del imperio junto a la reina lunar, la villana de la historia.
Ahora mismo mi cabeza la pueblan los personajes de esta tetralogía y sé que no podré seguir tranquila hasta que no la termine. Así que, si me disculpáis, me voy a leer, amores.

 

¡Un saludo y hasta la próxima lectura!

Escucha la entrada

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.