Reseña: Cinco semanas en globo, de Jules Verne

Reseña: Cinco semanas en globo, de Jules Verne

Saludos, gente ávida de conocimientos, o quizá ávida simplemente de una emoción, o una evasión…, en fin, gente que nos lee.
Vengo de nuevo por aquí para seguir con la serie que inicié tiempo atrás sobre Jules Verne.
En su momento fuimos por los mundos submarinos a bordo del Nautilus en Veinte mil leguas de viaje submarino, pues ahora iremos por el aire. Surcaremos los cielos africanos a bordo del globo Victoria en «Cinco semanas en globo»

Datos Bibliográficos

Portada

 

  • Título: Cinco semanas en globo
  • Autor: Jules Verne
  • número de páginas: 384
  • Editorial: alma clásicos
  • Encuadernación: Tapa dura
  • Año de edición: Original: 1863. Esta edición: 13 de junio de 2018.

Sinopsis

Primera obra del ciclo que el propio Jules Verne tituló «Viajes extraordinarios». Cinco semanas en globo reúne ya la mayor parte de los elementos que han hecho de su autor un clásico indiscutible. Con todo, por encima de la trama que atrapa al lector desde las primeras páginas, del vigor poético y simbólico que por momentos lo conecta con las principales corrientes literarias de su siglo, en la presente novela se aspira, indeleble, el aroma de la aventura, del descubrimiento de lo exótico y lo desconocido, de los espacios inexplorados donde la sorpresa aún es posible.
Jules Verne es uno de los grandes referentes de la novela de aventuras y precursor de la ciencia ficción. Su obra celebra la fascinación por lo desconocido y lo exótico y ha hecho viajar a generaciones de lectores por escenarios maravillosos. Cinco semanas en globo es la primera novela del autor francés y en ella ya se pueden apreciar los rasgos que caracterizaron sus narraciones. Un científico avanzado a su tiempo, un atrevido cazador y un ingenioso y abnegado sirviente emprenderán un fascinante viaje en globo aerostático a través de África. Surcando el cielo en el Victoria, los aventureros descubrirán la singular belleza del paisaje africano y las peculiaridades de sus habitantes, pero también deberán hacer frente a los múltiples peligros que esconde el trayecto.

El autor

autor

JULES VERNE. Jules Gabriel Verne (Nantes, 8 de febrero de 1828 – Amiens, 24 de marzo de 1905), conocido en los países de lengua española como Julio Verne, fue un escritor francés de novelas de aventuras. Es considerado junto a H. G. Wells uno de los padres de la ciencia ficción. Es el segundo autor más traducido de todos los tiempos, después de Agatha Christie, con 4185 traducciones, de acuerdo al Index Translationum. Algunas de sus obras han sido adaptadas al cine. Predijo con gran exactitud en sus relatos fantásticos la aparición de algunos de los productos generados por el avance tecnológico del siglo XX, como la televisión, los helicópteros, los submarinos o las naves espaciales. Fue condecorado con la Legión de Honor por sus aportes a la educación y a la ciencia.

Reseña

Inglaterra ha marchado siempre a la cabeza de las naciones (ya se sabe que las naciones marchan universalmente a la cabeza unas de otras) por la intrepidez con que sus viajeros acometen descubrimientos geográficos.

Como es acostumbrado en la literatura de Verne, se nos muestra una enorme cantidad de conocimientos cientificos por parte del autor, que no escatima en mostrarnos con rigor y maestría.
Es de pensar que para documentarse sobre tantas tribus africanas, tanta gente que exploró África, Verne tendría acceso a mucha información privilegiada. No por nada se dice que era miembro de sociedades secretas que escondían mucha información desconocida para el resto de mortales.
Sea como fuere, Verne, una vez más, nos trae en este libro un sin fin de paisajes, personajes sabios, arriesgados, nobles…, y por supuesto aventuras que a punto están casi siempre de truncar los propósitos del protagonista, el Dr Samuel Jackson.

Los negros seguían manifestando su cólera con gritos, muecas y contorsiones. Los hechiceros recorrían los grupos irritados y acababan de exasperar los ánimos; algunos fanáticos trataron de ganar la isla a nado, pero se les rechazó fácilmente.

Entonces empezaron los sortilegios y los encantamientos; los hacedores de lluvia, que pretendían tener poder sobre las nubes, llamaron en su auxilio a los huracanes y a las «lluvias de piedra»; cogieron hojas de todas las especies de árboles del país y las cocieron a fuego lento, mientras mataban un cordero clavándole una larga aguja en el corazón. Pero, a pesar de todas sus ceremonias, el cielo permaneció sereno y puro.

Opinión personal

Llegué a la literatura de Verne en primer lugar a través de la serie de Tv La vuelta al mundo en ochenta días de Willy fogg, que por cierto, agradezco a parte de mis compañeros de blog que me regalasen para mi cumpleaños
Pasó el tiempo, y tuve la oportunidad de llegar a los libros, (antes, escuché dramatizado el «Viaje al centro de la Tierra», pero de eso hablaré en la próxima entrada)
y como imaginaba, no me defraudaron.
Esta fue precisamente una de las primeras novelas no infantiles que deboré.
Recuerdo de aquella época, leer de noche, en esas horas, en que sólo el libro y tú existís, en que la fusión entre tú y el protagonista es posible.
Recuerdo que casi sentía el calor del desierto africano, los gritos de las tribus africanas, el mecerme en la barquilla del globo Victori, y por supuesto sentí la tensión de los momentos de peligro.
No puedo decir, sino, que estamos ante una obra magistral, si bien es cierto, que para aquellos que no sean muy dados a que se den muchos nombres de exploradores, cientificos, y cosas por el estilo, puede resultar algo tediosa.
Por supuesto, recomendaré siempre esta gran obra a todos aquellos ávidos de aventuras, de viajes, y a todos aquellos que quieran sumergirse de lleno en los magníficos paisajes africanos en el siglo Xix.

Sin mucho más, espero que estos viajes sean de vuestro agrado. Recibid un caluroso saludo, y recordad que los comentarios serán siempre muy bienvenidos.

Escucha la entrada

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.