Portada

Reseña: Artemis Fowl Y Su Peor Enemigo, de Eoin Colfer

Hola mortales.

Poco a poco el final se acerca. Esta reseña es del sexto libro de mi futuro marido Artemis Fowwl, no la leáis sino queréis spoilers.

¿Leemos? ¡Allons-y!

 

“. ¿Cuánto tiempo se tarda en conjurar el hechizo?

N°. 1 se mordió el labio un momento.

—El que tardéis los dos en quitaros la ropa.

—Aaagrrr… —exclamó Artemis, medio atragantándose por la sorpresa.

—D’arvit —soltó Holly.

—Creo que todos sabemos lo que significa eso de «D’Arvit» —comentó N°. 1—, pero no he entendido eso de «aaagrrr», a menos que hayas querido decir «aguzar», con lo que podrías tratar de decir «aguzar el oído o el ingenio», lo cual supongo que podría ser relevante. O quizá estabas hablando en holandés, en cuyo caso «agr» podría traducirse como «agacharse». —N°. 1 hizo una pausa un momento—. Lo que para mí solo significa «agacharse».”

Datos bibliográficos

Portada

Sinopsis

Han pasado tres años desde las últimas aventuras de Artemis y, ahora, es un chico normal. Hechas las paces con el mundo mágico y convertido en una persona respetable, solo hay algo que le preocupa: la salud de su madre que se deteriora por momentos. Según el médico, padece una rarísima enfermedad incurable y le quedan pocos días de vida. Pero Artemis guarda un as en la manga: conserva magia del mundo elemental y está convencido de que puede curar a su madre. Al no ser así, no le quedará otro remedio que pedir ayuda al mundo mágico que le asegura que el antídoto de la enfermedad de su madre está en el cerebro de un animal que el propio Artemis mató ocho años atrás. A Artemis sólo le queda una posibilidad: volver ocho años atrás y recuperar el cerebro de ese animal…

 

Reseña personal.

Cuando su madre cae presa de una enfermedad mortal, Artemis es capaz de todo con tal de salvarle la vida. Todos han perdido la esperanza, pero el joven aún no se ha rendido; cuando el poder mágico que guarda dentro de sí no es capaz de ayudarlo, decide pedir ayuda a sus amigos y acompañado por Holly parte en busca de la cura para su madre aunque para ello tenga que viajar ocho años al pasado para rescatar a una criatura que él mismo mandó matar.

 

Opinión personal.

Sin este libro la saga no hubiera podido existir. Las paradojas temporales son curiosas, muy curiosas.

Artemis en este volumen es un chico normal, ha dejado atrás su vida delictiva y voy a ser sincera, me entraron muchas ganas de abrazarlo fuerte cuando lo vi jugando con sus hermanos pequeños tumbado en el suelo.

Sus hermanos me encantan, son un ejemplo de extremos; uno es totalmente Artemis, o sea, repelentemente listo, mientras que el otro es adorablemente normal.

“—Muy bien, hermanitos. Sigamos adelante. Imaginaos que estáis sentados en una cafetería en Montmartre.

—En París —apostilló Myles, alisándose con aire arrogante el fular que había tomado prestado de su padre.

—Sí, en París. Y por mucho que lo intentéis, no conseguís atraer la atención del camarero. ¿Qué hacéis?

Los niños se lo quedaron mirando perplejos y Artemis empezó a preguntarse si no estaría poniendo demasiadas expectativas en aquella clase. Experimentó cierto alivio, aunque también sorpresa, al ver una chispa de comprensión en los ojos de Beckett.

—Hummm… ¿decirle a Mayordomo que se ponga a saltar encima de su cabeza?

Myles se quedó impresionado.

—Estoy de acuerdo con este tontorrón.

—¡No! —exclamó Artemis—. Solo tenéis que levantar la mano así y decir: «Ici, garçon».

—¿«Y sí…» qué?”

En el libro anterior vemos que Artemis y Holly se han perdido tres años de la vida de sus amigos y en este libro se nota mucho, hacen muchas alusiones a este lapso de tiempo e incluso vemos como la madre de Artemis, a causa de la enfermedad, se da cuenta de que algo no va bien, su hijo ha estado desaparecido durante tres años pero sigue en el umbral de los quince.

Mientras leía he vuelto a sentir esa angustia y esa tensión que solo me hizo sentir el cuarto libro y de verdad que lo agradecí muchísimo. A veces me tengo que dar un respiro de Artemis, pero cuando vuelvo a su lado lo vivo todo con una intensidad abrumadora que echaba demasiado de menos.

Gracias Eoin Colfer por escribir estos libros.

 

¡Un saludo y hasta la próxima lectura!

Escucha la entrada

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.