Reseña: Artemis Fowl, La Venganza De Opal, de Eoin Colfer

Reseña: Artemis Fowl, La Venganza De Opal, de Eoin Colfer

Hola mortales.

El cuarto libro de Artemis. Son ocho y ya estoy pensando desesperada de la vida qué me voy a leer después de esto… ¿Qué me hará olvidar a mi verdadero amor? De momento voy a reseñar el cuarto y qué leeré ya lo pensaré después, o sino que lo piense Artemisa por mí, es la que siempre lo hace.

¿Leemos? ¡Allons-y!

 

“—Interesante —comentó—. Decidme, ¿por qué creéis que le pondría alguien a un hijo varón el nombre de una diosa femenina?

—Es el nombre de mi padre —contestó Artemis cansinamente, pues lo había explicado cientos de veces—. Puede utilizarse como nombre de hombre o de mujer y significa «el cazador». Muy apropiado, ¿no crees? Puede que también te interese saber que el nombre humano que has escogido, Belinda, significa «hermosa serpiente». También muy apropiado. O, al menos, la mitad del nombre.”

Datos bibliográficos

Portada

Sinopsis

Opal Koboi, la duende que lideró la rebelión de los goblins contra el mundo subterráneo en el volumen II de la serie, despierta de su coma con un único objetivo: vengarse de quien le capturó, Artemis y el mundo subterráneo. Artemis, por su parte, después del barrido de memoria, no recuerda quién es y sobre todo su relación con el mundo subterráneo aunque, eso sí, sigue con sus actividades delictivas: esta vez quiere robar un cuadro de incalculable valor, que pocos conocen, y que se esconde en un lugar seguro. De conseguirlo, se convertiría en el ladrón de cuadros más joven de la historia. Mientras su madre le insiste una y otra vez de su necesidad de ser un adolescente «normal».

 

Reseña personal.

Artemis está dividido, quiere seguir con su vida delictiva, pero al mismo tiempo desea hacer caso a su madre y volver a casa para estar con ella y su padre; parecía que el chico había empezado a cambiar, las criaturas mágicas le sentaron bien a su personalidad, pero todo lo ha olvidado y ahora vuelve a ser el joven que era antes.

El lavado de memoria y los recuerdos olvidados serán un problema cuando Opal Koboy, la duendecilla informática vuelva a la vida de los protagonistas en busca de venganza. Holly tendrá que proteger a Artemis al mismo tiempo que tratará de hacer que el chico recuerde.

 

Opinión personal.

Tengo que empezar a dejar de decir que cada libro es mi favorito de la saga, de verdad, cada libro es mejor que el anterior.

Pese a que este libro me ha fascinado, lo que más me ha gustado de él es la sensación de tensión constante, toda la narración es una carrera contra reloj empezando desde el principio con el robo del cuadro perpetrado por Artemis hasta la misión de Holly y Remo.

Si en el anterior libro me sentí a punto de llorar (esa agüilla salada que caía de mis ojos no eran lágrimas, lo prometo) en este ya Colfer hizo que las compuertas del llanto se abrieran. Entre estas páginas hay una escena que… y esa escena deja un regusto tan amargo…

Me entraron muchas ganas de abrazar a Holly, a Potrillo, a Artemis e incluso a Mantillo y Mayordomo, aunque creo que este último no se dejaría abrazar mucho…

Siguen siendo mis personajes favoritos Potrillo y Artemis, pero como me voy a casar con Artemis es obvio que será mi personaje favorito. Aquí en este libro lo vemos como un adolescente normal, pero todo es actuación y hay que admitir que eso de hacerse pasar por un insufrible niñato se le da de lujo.

Hacía tiempo que quería unos libros que me quitaran el sueño y repito, Artemis lo ha conseguido, me quita el sueño y hasta muchos días me planteo si no salir cuando quedo solo por seguir leyendo, pero tan antisocial no soy. Bueno, sí, pero lo disimulo un poco mejor. Ahora me voy a seguir leyend, lectores. ¡Ciao!

 

¡Un saludo y hasta la próxima lectura!

Escucha la entrada

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.