Portada

Reseña: Artemis Fowl, La Hora De La Verdad, de Eoin Colfer

Hola mortales.

Libro siete. Estoy triste…

¿Leemos? ¡Allons-y!

 

“Si te pide que le busques marcas de nacimiento, dile que no.

—Oh, no, yo nunca haría eso —les aseguró Orión—. Las damas no buscan marcas de nacimiento, eso es tarea de los caballeros, como aquí el hermoso jumento y yo. Las damas, como la señorita Canija, ya hacen bastante existiendo sin más. Exudan belleza y con eso basta.

—Yo no exudo nada —dijo Holly, apretando los dientes.

Orión le tocó el hombro.

—Lamento no estar de acuerdo. Ahora mismo estás exudando un aura azul pastel, con pequeños delfines.

Holly agarró el volante con fuerza.

—Tengo ganas de vomitar. ¿Acaba de decir «azul pastel»?

—Y delfines, pequeños —añadió Potrillo, contento por distraerse un momento al menos y no tener que pensar en que estaban persiguiendo a la sonda que había hecho explotar su lanzadera, lo que era un poco como un ratón persiguiendo a un gato, un gato mutante gigante con láser en los ojos y el vientre lleno de gatos más pequeños y rencorosos.”

Datos bibliográficos

Portada

Sinopsis.

Artemis Fowl, el joven cerebro criminal, ha reunido a una élite de las criaturas mágicas en Islandia para presentarles su último invento para salvar el mundo del cambio climático. Pero Artemis se comporta de un modo raro; parece distinto. Algo terrible le ha sucedido…

Resulta que Artemis Fowl se ha vuelto bueno. Se ha dañado la mente «jugando» con la magia y las criaturas le diagnostican el Complejo de Atlantis, una especie de trastorno de personalidad múltiple. Mientras tanto, la Capitana Holly Canija no sabe qué hacer: hordas de robots están atacando la Atlántida, la ciudad subterránea, y Artemis no puede detenerlos…

¿Conseguirá Holly recuperar al auténtico Artemis antes de que los robots acaben con la ciudad y todas sus criaturas?

 

Reseña personal.

Artemis está raro, ahora es bueno, habla como si hubiera salido de un libro de caballería y todo a su alrededor es un caos.

La ciudad de Atlantis está siendo atacada y su destino está en las manos de la capitana Canija; Holly tiene que hacer volver al antiguo Artemis, solo su retorcida mente puede salvarlos, pero quizá deshacerse del complejo de Atlantis no sea tan sencillo.

 

Opinión personal.

Es increíble que tras siete libros el interés que despierta Artemis en mí siga siendo tan intenso.

Con este libro me he reído muchísimo, he adorado a Orión, aunque he tenido ganas de darle un guantazo en más de una ocasión, ganas que también comparte conmigo la capitana Holly Canija.

Artemis esconde dentro de sí una personalidad totalmente diferente a sí mismo, algo que ni el propio joven conoce; el complejo de Atlántis ha hecho que desconfíe de todos, incluso de Mayordomo. Esto me partió el alma, ver a Mayordomo tan herido, traicionado por su protegido ha sido muy duro.

Pese a su paranoia sigo teniendo ganas mil de abrazar muy fuerte a Arti y prometerle que nadie le quiere sabotear y que todo saldrá bien.

Voy a hablar de Orión, ese chico romántico, atento y que no se calla ni debajo del agua. Orión es un personaje con el que me he reído muchísimo, a Holly y a Potrillo los ha sacado de quicio, pero sin tenerlo delante el chaval tiene su gracia y todo.

“—Muy bien. En ese caso, guardaré silencio. Preferiría cortarme la lengua antes que pronunciar una sola palabra más. Preferiría decapitarme con un cuchillo para la mantequilla a hablar aunque solo…

Holly cedió a sus bajos instintos y le golpeó en el pecho.

«Eso ha estado mal —se regañó a sí misma mientras el muchacho se reclinaba en su asiento, tratando de recobrar la respiración—. Me voy a sentir culpable por esto luego».”

Por último me parece adorable la madre de Artemis, ahora sabemos que ella conoce la existencia de las criaturas, pero eso no es lo mejor de la mujer, lo mejor sin duda es ver como manipula a su hijo mayor.

“—Quiero regalarte algo… distinto. Quiero que te los pongas. Me haría muy feliz.

—Si a ti te hace feliz, estoy seguro de que a mí también me hará feliz.

—Entonces, Arty, me tienes que prometer que los usarás. A Artemis le costaba un gran esfuerzo, por naturaleza, hacer promesas.

—¿Qué es?

—Prométemelo, cariño.

Artemis se asomó por la portilla. Estaba atrapado en una cápsula de emergencia en medio del océano Atlántico. O bien se hundirían o bien alguna flota de la marina escandinava los confundiría con unos alienígenas y remolcaría la nave hasta tierra firme.

—Muy bien, lo prometo. Entonces, ¿qué me vas a regalar?

Angeline hizo una pausa antes de contestar.

—Unos vaqueros.

—¿Qué? —exclamó Artemis con voz ronca.

—Y una camiseta.

Artemis sabía que, en realidad, no debía enfadarse, dadas las circunstancias, pero no pudo evitarlo.

—Madre, me has engañado.

—Sí, ya sé que no te gusta ir vestido de manera informal.

—Eso no es justo, el mes pasado, en aquella recaudación de fondos, me arremangué las mangas de la camisa.

—A la gente le das miedo, Arty. A las chicas les provocas verdadero terror. Tienes quince años y vas siempre con un traje a medida, como si fueras a un funeral.

Artemis inspiró aire varias veces.

—¿La camiseta lleva alguna frase o estampado?

Un crujido de papel resonó a través de los altavoces del teléfono.

—¡Sí! Y es genial… Hay un dibujo de un chico que, por alguna razón, no tiene cuello y solo tiene tres dedos en cada mano, y está estirado en una hamaca, descansando, y detrás de él, escritas como si fuera una especie de graffiti, aparecen las palabras EXTRA VAGANCIA. No sé qué es lo que significa exactamente, pero suena realmente bien, muy moderno.

«Extra vagancia», pensó Artemis, y le dieron ganas de echarse a llorar.

—Madre, yo…

—Me lo has prometido, Arty. Lo has hecho.

—Sí, madre, te lo he prometido.”

Voy a confesar una cosa, acabo de entender la gracia de la camiseta ahora… Cuando leí el libro no lo entendí, ahora ya sí…

Bueno, me voy a seguir leyendo. ¡Adiós!

 

¡Un saludo y hasta la próxima lectura!

Escucha la entrada

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Centro de preferencias de privacidad

Cookies propias del sitio

Se usan para almacenar tu nombre, correo, IP y demás datos que dejas en los formularios de comentarios, contacto, acceso y tus preferencias de privacidad.

AUTH_KEY, SECURE_AUTH_KEY, LOGGED_IN_KEY, NONCE_KEY, comment_author, comment_author_email, comment_author_url, rated, gdpr, gawdp, wfwaf-authcookie, wordpress_logged_in, wordpress_sec, wordpress_test_cookie, wp-settings-1, wp-settings-time-1, wp_woocommerce_session, a11y-high-contrast, a11y-larger-font, __cfuid, tk_lr, tk_or, tk_r3d

Cookies de terceros

Usamos cookies de terceros en las que se almacenan externamente datos para conocer tus usos de navegación, y los elementos compartidos en redes sociales. También son usadas por el sistema de afiliados de Amazon.