Reseña: Aracnefobia, de Celia Añó

Hola lectores.

Espero que tengáis una buena semana y que el lunes, pese a ser lunes sea lo mejor posible.

Esta mañana os traigo una reseña de una colaboración. Muchas gracias a la editorial por el ejemplar y sobre todo por confiar en nosotras para esto.

Espero que os guste la reseña y que os animéis a leer este libro, os prometo que no os arrepentiréis.

¿Leemos? ¡Allons-y!

 

Datos bibliográficos

Portda

  • Título: aracnefobia
  • autora: Celia Añó
  • editorial: Literup
  • páginas  160

Sinopsis.

¿Qué ha sucedido entre Aracne, la refinada hija de la Viuda de Armeló, y Adrien, el encargado de protegerla? Quizás Aracne no le echó un ojo como debía a su sirviente. Quizás Adrien no tuvo mucha mano al tratar con esa chica caprichosa. Pero aunque se detestan, parece que por fin se han puesto de acuerdo en algo: matar al otro.

Aracnefobia forma parte de Proyecto Válidas, una iniciativa para mostrar protagonistas con incapacidades. Aracne y Adrien reflejan en este patchwork narrativo cómo el protagonista de una historia puede ser el villano de otra.

 

Reseña personal:

Una historia donde los villanos son protagonistas y los protagonistas villanos. Una historia donde el presente y el futuro se entrelazan en un caleidoscopio temporal.

Aracne y Adrien viven en un tira y afloja de odio donde solo uno de los dos puede sobrevivir. ¿Cuál de los dos será?

 

Opinión personal:

¿Cómo puedo hacer la onomatopella de cabeza explotando? Ah, sí: ¡BOOM!

Nunca había leído un libro así. Para empezar la autora nos hace saltar desde el presente hasta el futuro de golpe. El libro tiene dos líneas temporales, una que trascurre de forma lineal, desde el ahora al después y otra que nos arrastra desde el después hasta el ahora juntándose en el centro y haciendo que todo cobre sentido y las piezas encajen hasta que en el prólogo vemos la esencia del libro, un cuento deshilachado.

Las voces de los personajes se entrelazan en una tela de araña en la que el lector se va a ver irremediablemente atrapado. Ni Aracne ni Adrien nos dan tregua, no podemos pensar ni reflexionar en quién es el bueno y quién es el malo de la obra porque ninguno da su brazo a torcer y cuando vemos que ella narra, empatizamos con la chica, pero después, al hablar Adrien nos damos cuenta de que con quien empatizamos es con él.

Leer Aracnefobia es una competición en la que nos vamos a ver envueltos entre dos fuerzas y dos tiempos. Este libro es una lucha constante entre el pasado, el presente y el futuro y entre ella y él.

Me ha costado leer este libro, desde cero contamos con el final y tenemos que ir formando un puzle según avanzamos intentando encajar las escenas y las piezas en su lugar. Vemos a la vez el inicio y el final y desde ahí tenemos que ver cómo unirlo todo para que cobre sentido.

Os soi sincera, por un momento pensé que estaría mal el libro y pedí ayuda a una amiga que ya se lo había leído, para mi desconcierto me dijo que estaba bien y que lo tenía que leer de forma lineal, que todo cobraría sentido en algún momento. Le hice caso y continué la lectura.

Quiero destacar de esta lectura la maravillosidad de Celia Añó para reflejar a Aracne. La ceguera de la chica está muy bien reflejada, la forma que tiene de describirlo, de mostrar como ella ve a través de los sonidos, de los olores, contando pasos… es una fantasía.

me encanta que nos describa a Adrien según lo ve ella y que nunca él se describa a sí mismo, vemos el mundo a través de los sentidos de Aracne porque Adrien no nos describe el exterior, solo su interior, sus emociones, sus sentimientos, cómo se mueve a través del mundo sin hablarnos tanto del mundo.

Este libro me ha fascinado por la maestría de Añó a la hora de tejer su tela entorno no solo a los personajes, sino también a nuestro alrededor. No podemos dejar escapar ni un solo detalle, si lo hacemos, podemos quedarnos encerrados en la tela de araña de por vida sin encontrar nunca la forma de encajar todas las piezas del libro en su lugar y para eso el propio libro nos ayuda manteniendo nuestra atención con los saltos temporales, con los cambios de puntos de vista y con la longitud del libro, que al ser una lectura corta, ayuda a centrar la atención en él sin llegar a aburrir o a frustrar al lector.

 

Por último quiero dar las gracias a la editorial por darnos esta oportunidad de colaborar con ella y por confiar en nosotras para esto. También gracias a Celia Añó por escribir este libro.

Ha sido una buena experiencia.

 

¡Un saludo y hasta la próxima lectura!

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.