Reseña: A Cuerpo de Gato de Hiro Arikawa

Reseña: A Cuerpo de Gato de Hiro Arikawa

¡Ven y verás! Como me saques a la fuerza y me cojas en brazos, te voy a marcar la cara de tal modo que podrás jugar al tres en raya durante los próximos tres meses.

 

¡Gatos! La reseña de hoy, va de un gatito muy guapo al que de cariño llamaremos Nana-chan. ¿alguna vez os a beis preguntado si tenéis gato, si este os entiende? Nana es un gato diferente a todos los demás. Es inteligente, bueno para la caza, y astuto como ninguno.

 

Datos del libro

Portada

  • Título: A Cuerpo de gato
  • Título Original: The Travelling Cat Chronicles
  • Autor: Hiro Arikawa
  • Editorial: Lumen
  • Año de publicación: 2017
  • Género: Literatura Contemporánea

 

Sinopsis

Un gato es un gato, es un gato… diría una sabia mujer, pero Nana no es un gato cualquiera. Tiene el pelo blanco y la cola en forma de siete, le gustan los filetes de cerdo empanados y los platos a base de pollo y salmón; lleva las uñas afiladas y la mirada atenta, pero hay más: Nana entiende el lenguaje de los humanos y tiene opiniones muy suyas a propósito de casi todo.

Nació en la calle y estaba acostumbrado a dormir encima del capó de una furgoneta plateada, hasta que un buen día un joven delgado y alto se le acercó sonriendo, y desde entonces fueron inseparables. Satoru y Nana vivieron juntos durante cinco años; sin embargo, ahora ha llegado el momento de separarse y de buscar un nuevo dueño para él. Empieza el viaje: Nana verá por primera vez el mar y los campos sembrados de hierba alta, vivirá las emociones más hondas de los hombres y mujeres que lo rodean, y al final este gato callejero será también un gato muy nuestro gracias a la ternura y al sentido del humor de Hiro Arikawa.

 

Opinión Personal

Desde la precrónica, Nana nos sumerge en su mundo gatuno. Nos cuenta lo que le gusta, cual es su lugar favorito en el mundo, y nos da una probada de lo combativo que puede llegar a ser desde el principio. Lo que, dicho sea de paso, le ayudará a librar una que otra batalla en el futuro.

 

“Tú, feliz perrito de papá, nunca has luchado para defender tu territorio y no quedarte sin comida al día siguiente, ¿verdad?”

Nana disfruta de los ratones de juguete. ¡tenéis que verle saltarles encima, e incarles el diente mientras las uñas hacen su trabajo. ¡no hay mejor diversión que esa!.

 

¡Oye, oye! ¡Un momento! Eso sí que no puedo pasarlo por alto. ¿Desde cuándo me gustan tanto a mí esos irritantes ratones falsificados? El olor es parecido a los de verdad, por eso cuando me sueltas uno me lanzo a perseguirlo y lucho encarnizadamente con él, pero luego, como por más que muerda y muerda no sale ni una pizca de sabroso jugo y tampoco pueden comerse, me enfrío y me quedo con la triste sensación de que tanto esfuerzo no ha valido la pena.

 

Si al menos los rellenaran de tierna pechuga de pollo. ¿No podría alguien hacer llegar esta reclamación al fabricante de artículos para mascotas? No miréis solo la cara de los dueños. A ver si alguna que otra vez volvéis la cabeza hacia vuestros verdaderos clientes. Porque vuestros verdaderos clientes somos nosotros. ¿Lo sabíais?

 

Vale, vale. Mentí un poquito con la afirmación; pero estoy segura que tanto a Satoru como a mi, nos hace ilusión comprarle a nuestros gatitos esos ratones tan esponjosos para que se diviertan. Lo que si se, (estoy segura que tú también= es que no hay nada que amen más, que las superficies que les den calorcito en la barriga; porque sí, toda superficie que brinde calor, es ideal para hacerles felices. Por eso, hasta cierto punto, a Nana esos aparatos tecnológicos que no se calientan y que por ende no dan calor  en la barriga no funcionan.

 

 

«El televisor de esta casa me gusta un montón, dicho sea de paso. Pensaba que todos los televisores eran planos como una tabla, pero el de esta casa parece una caja: tiene la forma ideal para que a un gato le den ganas de subirse encima. Está calentito y sientes un calorcillo muy agradable en la barriga. En invierno, seguro que es fantástico. Momo me ha comentado que es bastante viejo. Al parecer, los televisores antiguos tenían forma de caja. Vaya. Eso de que hayan pasado de un diseño tan perfecto a una tabla tan insípida, ¿no será signo de una degeneración de la tecnología? Me pregunto yo.»

 

Ahora, ambos, gato y dueño, deben buscar un nuevo dueño para Nana; este dueño, debe ser tan especial como lo es el mismo. ¿lo encontrarán?, ¡por qué deben separarse Nana y Satoru? Estas y más respuestas, al final de este viaje que tú, lector, en compañía de estos 2 amigos, resolverás. Te dejo con algo que quizá no sabías.

 

Los humanos son poco prácticos, ¿verdad? Solo entienden su propia lengua. ¿Sabían ustedes que los animales somos multilingües?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.