Reseña: A Ciegas, de Josh Malerman

Reseña: A Ciegas, de Josh Malerman

Habitantes de este recuncho de lectura. La reseña de hoy, es de una peli que estoy segura  os abeis visto, u os han hablado de ella. Pero… esta vez, es especial; imagina que quien escribe esta reseña, es capaz de leerla para ti. Que solo tienes su voz, para imaginar o sentir las emociones que transmite el libro. Presta atención a los sonidos, los aromas, a todo.

Datos bibliográficos

portada

 

  • Título: A ciegas
  • Título original: Bird Box
  • Autor: Josh Malerman
  • Año de publicación: 2015
  • Editorial: Minotauro
  • Género: Novela negra,  terror

Sinopsis

Cinco años después de que diera comienzo la pesadilla, los pocos supervivientes que quedan viven refugiados en el interior de casas y edificios, protegidos por puertas cerradas y ventanas con las cortinas echadas. Malorie, que ha conseguido sobrevivir en una casa abandonada junto a sus dos hijos, decide abandonar la seguridad de su refugio para emprender un viaje por el río hacia un lugar mejor. En esta peligrosa odisea a ciegas, Malorie sólo podrá confiar en su instinto y en el entrenado oído de los niños, que no tardarán en descubrir que algo los sigue. Pero, ¿qué es? Inmersa en la oscuridad, rodeada de sonidos, familiares unos, estremecedores otros, Malorie se embarca en una tremenda odisea; un viaje que le llevará a un mundo sin visión y de vuelta a su pasado. En un mundo que ha enloquecido, ¿se puede confiar en alguien?

Opinión personal

Como os he dicho, este libro, inspiró a una película que últimamente está muy en boca de todo el mundo. Así que, si tú eres de los que disfruta primero de la peli y luego del libro, aún estás a tiempo de huir. Si decides quedarte y seguir leyendo, por el contrario, aunque no respondo si spoileo algo, la responsabilidad es tuya.

“—Necesito vuestro oído. Necesito que ambos prestéis atención como no lo habéis hecho jamás. En el río, tenéis que escuchar aquello que está más allá del agua, más allá del bosque. Si oís a un animal en el bosque, decídmelo. Si oís cualquier cosa en el agua, decídmelo también. ¿Entendido?”

 

¿Qué pensarías si tus padres, tus hermanos o a quienes quieres dependen de ti, y solo de ti para salvarse en un fin del mundo que está siendo especialmente caótico y difícil?

Pues ese, es el reto que tiene Malorie; salvarse a ella, y a sus 2 hijos de las criaturas que los persiguen.

A Malorie nunca le ha gustado esa palabra. Es como si estuviera fuera de lugar. Para ella, las cosas que la han perseguido durante cuatro años no son criaturas. El gusano de un jardín es una criatura. Un puercoespín. Pero las cosas que moran más allá de las mantas que cubren las ventanas y que la han mantenido vendada no pertenecen a la clase de seres que un profesional podría exterminar.

Bárbaro tampoco es adecuada. El bárbaro es insensato, igual que un salvaje.

 

Tengo que ser sincera y decir que primero vi la película. No porque quisiera contrastar y ver primero una para posteriormente leer el otro, sino porque  a decir verdad  supe que el libro existía cuando terminé de verla.

Como toda novela de terror, te mantiene en un vilo constante y en un continuo morder de uñas increíble. Por momentos te identificas con todos los personajes, y te preguntas ¿qué haría yo si algo así nos pasara?. Si cada día que pasa sienten miedo de  criaturas que no conocen, si esas criaturas los persiguen, amenazan con entrar permanentemente en sus vidas y cambiarlo todo para siempre.

—Escuchadme. Vamos a un lugar nuevo para vosotros. Vamos a alejarnos más que nunca de esta casa. Hay cosas ahí fuera que os harán daño, que harán daño a mamá, si no obedecéis mis órdenes.

 

Lo bueno de todo esto, es que Malorie es recursiva, “sabe”  para donde va, y que es lo que persigue; y sabe también que el entrenamiento que ha proporcionado a sus hijos, es lo suficientemente bueno, como para apoyarse en el mismo.

El niño lo ha oído —se dice—. El niño lo ha oído porque tú lo has educado bien y ahora oye mejor de lo que nunca llegará a ver.

 

Me gustaría contarles mucho más de este libro; decirles cuales son las escenas  que me han impactado, a las que más les he tenido miedo, y aquellas que me han hecho desear un abrazo con urgencia; pero para dejaros el suspense como  permanentemente nos mantiene el libro, os dejo esto:

Ahoga un grito, se lleva la mano a los labios.

Su mente se vacía de pensamientos, preocupaciones, inquietudes y esperanzas. No tiene palabras para explicar lo que ve.

 

¿Qué es lo que ve Malorie? ¿qué van a hacer ella y sus hijos con lo que acaba de ver?.

Compártenos con tus amigos y enemigos; invítalos a ellos a ver la película, y lean juntos el libro.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.