Reseña 6. El reinado inmortal, de Morgan Rhodes

Hola mortales.

La última reseña de La caída de los reinos. Esta saga que leí hace un año me atrapó y una parte de mí siente pena por publicar la última entrada ya.

Al ser último libro os advierto de spoilers, pero creo que se sobreentiende que los hay. Pero por si acaso, si seguis leyendo, hacedlo bajo vuestra responsabilidad.

O Recuncho Do Lector no se hace cargo de los daños y perjuicios que puedan sufrir sus lectores.

¿Leemos? ¡Allons-y!

 

“—Es absurdo tratar de dominar el mundo. Nadie puede ni debe poseer todas las armas, todas las riquezas y toda la magia que existen. Lo único que importa en esta vida es la libertad para todas las personas, ya sean ricas o pobres. Debemos ser libres para trazar nuestro camino en la vida, sin que ningún gobernante tiránico nos dicte lo que podemos o no podemos hacer. Esa es mi causa, esa es mi lucha.”

Datos bibliográficos:

portada

  • Título: El reinado inmortal.
  • Autora: Morgan Rhodes
  • Editorial: SM
  • Páginas: 479

Sinopsis.

Las deidades elementales se han desatado; cada vez más oscura e hiriente, su magia barre Mytica. Para no perecer, incluso los enemigos más encarnizados habrán de aliarse. Pase lo que pase, sobreviva quien sobreviva, la caída de los reinos toca a su fin.

JONAS: El rebelde sigue desafiando a su destino; pero las consecuencias de tomar su futuro entre las manos pueden costarle más de lo que sospecha.

LUCÍA: La hechicera profetizada hará cualquier cosa para proteger a su hija, incluso oponerse al brutal poder de Kyan.

CLEO Y MAGNUS: Antiguos enemigos, ya saben que el sentimiento irrefrenable que los une no es el odio. ¿Les permitirá el destino vivir su amor?

Para todos ellos ha llegado la hora de la verdad. Los reinos ya han caído; solo queda sobrevivir entre sus ruinas.

 

Reseña personal.

Para bien o para mal el fin está al caer.

Los protagonistas de esta mágica historia han perdido demasiadas cosas, han ganado muchas nuevas y se han visto forzados a alzar promesas que pueden ser fáciles de romper, juramentos vacíos y pactos que muchas veces no se podrán cumplir.

Jonas, Lucía, Magnus y Cleo han cambiado, han madurado y sea bueno o malo el final que les espera, su camino está a punto de llegar a su meta. ¿Podrán llegar enteros a él?

 

Opinión personal.

¡Por todos los dioses! ¡por las diosas Cleyona y Valoria!

Ay, madre mía qué  libro, qué final, qué saga, qué todo… nada de lo que pueda decir a partir de ahora puede hacer justicia a este sexto volumen.

En todos los libros de la saga la autora ha saltado de un personaje a otro, en algunos libros ha incluido a nuevos narradores, en otros siguen siendo los de siempre, pero nunca ha dejado olvidados a nuestros cuatro personajes principales. Porque pese a que en este libro hay medio millón de personajes, para mí los protagonistas indiscutibles son Cleo, Magnus, Jonas y Lucía.

La pluma de esta autora me deja sin palabras, guía al lector empleando un equilibrio justo de acción y descripción, aunque sí que es cierto que en el primer libro las descidescripciones eran lo más abundante ya que nos estaba presentando el universo y en este último volumen vemos que la acción es la principal protagonista en la narrativa. Hay demasiadas incógnitas que la autora tiene que resolver en este sexto libro.

Hemos conocido a los personajes de esta saga y hemos visto como han crecido interiormente, como han madurado y sobre todo como han ido cambiando para ser lo que deben ser en cada momento de la historia.

Cada uno de estos personajes influye en los demás y aporta algo diferente en la obra, por ejemplo Magnus es rabia en estado puro, es enfado, es pasión, es puro fuego, esto está genial porque Cleo lo contrarresta en cierto punto, también llena de rabia y dolor, pero calmada, comedida.

Quien más ha cambiado a lo largo de la historia creo que es Lucía; ha pasado de ser una princesa tímida, callada y a quien no le gusta ser el centro de atención, así como una niña mimada a ser la encarnación del mal, arrasando con todo lo que ve a su paso solo para que el mundo sufra lo que ella está sufriendo y ahora, por fin, la niña ha crecido y se ha convertido en una mujer sensata, fuerte y por fin centrada.

Jonas también ha cambiado, ya no es tan impulsivo como antes, ahora se sigue lanzando al peligro, pero lo hace con cuidado y mucha menos imprudencia que antes.

Hasta hace muy poco pensaba que el mejor villano que había conocido era Loki, de la saga Magnus Chase, de Rick Riordan, pero ahora estoy segura de que el mejor es Kyan. Este elemental, aunque es cruel, malvado y todas esas cosas, nos llega al corazón, nos hace sentir empatía hacia él. Sí, está mal lo que hace, claro, pero lo único que quiere, al menos una gran parte de lo que desea, es vivir por fin con sus hermanos y dejar de sentirse utilizado como lo ha estado haciendo durante toda su existencia.

Aunque una parte de mí se olía el final, no es muy difícil pensar que va a terminar así, me ha sorprendido mucho el camino que la autora ha recorrido hasta llegar al cierre de la historia. Estos reinos que conocimos en el primer libro ya nunca serán los mismos sea esto bueno o malo para ellos.

Morgan Rhodes ha logrado con su saga que ría, llore y me cabree para que al momento siguiente vuelva a estar calmada y ansiosa por saber lo que iba a pasar a continuación. Aunque retrasé la lectura del sexto libro lo máximo posible para no decir adiós a esta historia, no me arrepiento en absoluto de haber terminado esta fantástica saga.

 

¡Un saludo y hasta la próxima lectura!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.