Reseña 5: la tormenta de cristal, de Morgan Rhodes

Hola mortales.

Buenos días tengáis en esta mañana de lunes. Espero que tengáis un buen inicio de semana. Os hago una advertencia, esta es una reseña de una quinta parte, así que cuidado al leerla que hay un montón de spoilers.

¿Leemos? ¡Allons-y!

 

«Justamente cuando más insegura te sientas», le había dicho su madre, «es cuando más segura de ti misma debes parecer. Si muestras debilidad, los que te rodean aprovecharán para atacarte. Y ahora, péinate, alza la barbilla y convéncete de que eres la persona más poderosa de la sala».

Datos bibliográficos:

portada

  • Título: La Tormenta de cristal.
  • Autora: Morgan Rhodes
  • Editorial: SM
  • Páginas: 640

Sinopsis.

En Mytica, las alianzas y las traiciones pueden entrelazarse hasta formar un nudo letal. En este laberinto de odios, intereses, mentiras y conveniencias, brillan con luz propia los lazos del amor y de la magia, que unen a las personas más dispares sin llegar jamás a romperse del todo.

DESTINO: Profetizado o no, el destino de los habitantes de Mytica no parece tan inmutable como algunos creen, y hay quien aspira a moldearlo con sus propias manos.

VIDA: Entre príncipes, reyes, traidores y rebeldes hay vidas que terminan, otras que se resisten a hacerlo, otras que se reanudan y otras a punto de comenzar.

LEALTAD: A pesar de las traiciones, los protagonistas del devenir de Mytica han empezado a forjar lazos de lealtad más allá de los intereses comunes o la familia.

Una tormenta de magia arrecia sobre Mytica. Quienes no busquen refugio pueden caer abatidos por sus rayos.

 

Reseña personal.

Las lealtades son algo frágil en Mytica, unas se rompen, nuevas se forjan, quizá nazcan pactos que jamás debieron existir y otros que nunca se pudieron imaginar.

La magia sigue fluyendo libre y las profecías se enredan más y más a cada paso.

El amor es palpable, tangible, pero a veces está ensombrecido por el odio. Las relaciones son difíciles de crear, pero fáciles de romper.

Las mentiras y las verdades se entrelazan y ahora que Mytica ha sido ocupada por las tropas de la emperatriz, este nudo de incógnitas, pactos, lealtades y secretos es lo único que salvará los tres reinos de la destrucción más absoluta.

 

Opinión personal.

Este quinto volumen me ha generado más preguntas que respuestas.

Para empezar noentiendo a santo de qué ahora la autora se saca de la manga un gemelo de Theon, supongo que para trastocar el mundo de todos los personajes.

Siguen estando nuestros tres protagonistas, Cleo, Magnus y jonas, pero Lucía vuelve a tener un protagonismo brutal, aún más que en el siguiente libro. Creo que esta chica es el vivo ejemplo de los cambios que pueden verse en una persona.

Por otro lado está Amara, quien personalmente, sigo pensando que está loca, es una mujer que busca poder, poder y más poder, que se crece con la adoración de las personas que la rodean. A ver, puedo entender por qué lo ha hecho, siempre ha sido un mueble en su propia vida y ahora quiere demostrar que vale para algo, pero vamos a ver, Amarita mía, que hay formas y formas de hacerlo.

Llega un punto de esta novela en el que mi cabeza implosiona. hay demasiados muertos que vuelven a la vida, vidas que se apagan, profecías, misterios y medias verdades, pero esto solo hace que me vea más y más atrapada en la red de Rhodes.

El final solo me ha dejado con ganas de terminar esta saga porque necesito saber cómo la autora va a solucionar todo esto… decir que sobre los personajes y sobre el mundo una tormenta devastadora va a caer es decir poco. Me sorprenderá que alguno salga con vida de esta aventura.

Quiero empezar el sexto libro, quiero acabarlo, pero al mismo tiempo no quiero decir adiós a este mundo. Pero como yo, también sabéis que me voy a encerrar a leer hasta que lo termine… es superior a mis fuerzas.

Así que os dejo por hoy, El reinado inmortal me está gritando para que lo empiece.

 

¡Un saludo y hasta la próxima lectura!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.