REFLEXIÓN.

Lectora pasando la página de su libro

Hola lectores.

Hoy no os traigo una reseña como en otras ocasiones. Hoy os traigo algo nuevo y diferente. Me siento reflexiva.

Supongo que soy una persona que está considerada una gran lectora, todas las semanas os traigo una reseña nueva, y últimamente, llevo dos en las cuales os he hablado no de libros, sino de sagas; no sé si ahora que empiezo el curso de nuevo podré llevar el mismo ritmo, y eso me entristece, no puedo sentarme tranquila y perderme en un libro sin mirar el reloj hasta que siento como el sol se va. Ahora no puedo pasarme todo un día leyendo y saltar de un libro a otro.
En estos momentos, mientras escribo esto, tengo tres lecturas sobre ruedas, todas relecturas. Esto se lo cuento a mis profesores de primaria y no se lo creerían. Yo antes no leía, me aburría. ¿La verdad? Lo odiaba.
Siempre me imponían leer durante por lo menos una hora al día, una hora en la cual mientras yo leía, mi hermano jugaba o salía, esto para una niña de siete años es matador. Entiendo su interés por que yo leyera, ahora lo entiendo, mi velocidad lectora tenía que aumentar, y para ello debía practicar y acostumbrarme.
La mayor parte de gente piensa que los jóvenes no leemos, que solo nos interesamos por salir, las redes sociales y poco más, nos consideran una generación frívola, personas que se dejan llevar por las modas, que no pueden ver más allá de su hombligo, pero esto no es así; un porcentaje lee, hay jóvenes que nos dejamos llevar por las palabras, no por las modas.
No sé si esto es generalmente así, pero tal vez, uno de los motivos por los que un adolescente no lee, viene dado desde su infancia, desde la educación primaria. Un niño a quien no han inculcado el cariño por los libros, por sus palabras y letras, cuando crece ni tan si quiera va a pensar en tomar un libro entre sus manos y sentarse toda una tarde para perderse entre sus páginas.
Hay muchas personas a quienes nunca han enseñado esto, pero aún así, cuando han crecido, son voraces lectores, eso es porque han encontrado un libro, el libro, ese libro que les ha sido importante para ellos, que ha sido clave en su vida y ha marcado un antes y un después en su forma de percibir el mundo exterior y el de las letras.

Todos los que estamos en este rincón de lectores, hemos tenido entre nuestras manos ese libro que se convirtió en un todo para nosotros y estoy segura de que se os ha venido a la mente en más de una ocasión mientras leíais esto. Tanto a mí como a mis compañeros nos gustaría saber qué os marcó a vosotros. A mí, personalmente, fue Harry Potter, sé que suena tópico, pero esa obra fue más que un libro para mí. Contadnos, ¿Cuál fue el vuestro?

¡Un saludo y hasta la próxima lectura!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *