Para este Samhain,  algunos fantasmas literarios

Para este Samhain, algunos fantasmas literarios

Hola, ¡Fantasmas de gatitos negros que esperamos el Samhain! ¿Leímos las recomendaciones literarias que compartimos el martes pasado en el blog?. Si no lo hicimos, no hay dulces, y por el contrario si mordiscos y araños por no estar pendientes de lo que posteamos.

 

Mañana es Samahin, y muchos van a estar poniendo velas en sus calabazas; en México por el contrario, esperarán a que sea 1 y 2 de noviembre para celebrar a sus muertos, llevarles comida, o simplemente ir a los cementerios para escuchar la música que en vida, amaban.

 

Vamos a hablar de los fantasmas; no los de las sábanas blancas o los que viven haciendo booo y que habitan las casas encantadas; vamos a hablar hoy, de los fantasmas de biblioteca; esos que están metidos en las páginas de los libros, y le ponen algo de terror y suspense a cada lectura; sin más que decirles, o que espoilearles, ¡preparen sus mejores y más terroríficos gritos!.

 

  • Harry Potter
  • fantasmas

    ¿Quién no deseó mil y una vez recibir la ansiada carta de Hogwarts? Creo que todos, ¿verdad? Todos soñábamos con conocer a sus criaturas mágicas, volar en escoba, o simplemente hacerle una que otra broma a alguien tomándonos una multijugos. Pero… ¿alguna vez deseamos estar en la prestigiosa escuela de magia y hechicería, para conocer a sus fantasmas?.

     

    un fantasma es el espíritu de un mago o bruja muerto; solo los seres mágicos pueden convertirse en fantasmas y muchos  establecen su fantasmal casa en Hoguarts. Vamos a hablar de algunos de ellos, a ver si lo hacemos lo suficientemente bien, y los Potter fans, no nos lapidan.

     

    Sir Nicholas De Mimsy-Porpington

    nick

    Más conocido en el fantasmal mundo como ‘Nic casi decapitado’ (apodo que por cierto odia) “prefiero Sir Nicholas, si no te importa”

    Es el fantasma de la casa Gryffindor, y alguien que dicho sea de paso,tubo una muerte horrible; y es que, ¿a que verdugo se le olvida afilar el hacha antes de ejecutar a alguien?.

    Quiero decir, nadie desea más que yo que hubiera sido rápido y limpio, y mi cabeza se hubiera desprendido apropiadamente, quiero decir, eso me hubiera salvado de un gran dolor y ridículo. Sin embargo….

    No podemos dejarte ir Sir Nicholas, sin decirte este miércoles 31 de octubre: ¡feliz aniversario número 526 de muerto!.

     

     

    ‘El fraile gordo’

    fantasma

    A este nunca se le conoce nombre; y representa a Hufflepuff. Lo perdona todo, y es (según mi opinión personal) ese fantasma amable que todos los niños deberían ver siempre para perderles el miedo. Respecto a algo importante de su apariencia física. ¿Quién creyera que tan gordito perteneció a una orden mendicante?.

     

    Helena Ravenclaw

    Helena

    La ‘Dama gris’, es el fantasma de la casa Ravenclaw. Es el único fantasma femenino que hace presencia en las 4 casas de nuestra escuela y (dato fascinante para mí) tiene los ojos grises. Helena de humana, fue de esas adolescentes rebeldes que todas en algún momento hemos sido. Fue asesinada por el varón sanguinario; ¿por qué?

    Robé la diadema. Traté de hacerme más inteligente, más importante que mi madre. Me escapé con ella. Mi madre nunca, admitió que la diadema había desaparecido, pero fingió que la tenía todavía. Ella ocultó su pérdida, la traición terrible, incluso de los demás fundadores de Hogwarts.

     

    ‘El Barón Sanguinario’

    Sanguinario

    Fantasma de la casa Slitherin, enamorado de nuestra dama gris y triste por no ser correspondido, la asesina para posteriormente suicidarse. Por estar cubierto de la sangre de la pobre Helena, lo llaman ‘El Barón Sanguinario’.

     


    Si bien en Hogwarts hay uno que otro fantasma más, solo hablaré de estos para que este post no se nos haga tan largo; continuemos si no es molestia, con otro fantasma famoso.

  • El Fantasma de la ópera
  • fantasma de la ópera

    Este no es solo el título de un libro escrito por Gastón Leroux; es también, el nombre que recibe un asesino en serie, inventor, arquitecto y músico que al poseer conocimientos sobre el diseño arquitectónico de la ´´opera de parís, se hace pasar por un fantasma para entablar contacto con una corista llamada Christine Daaé. En este contacto, Erik (como se llama el fantasma) termina por enamorarse de la corista, y planea secuestrarla.

    ¿Lloras? ¿Tienes miedo de mí? Sin embargo, en el fondo, no soy malo. Ayúdame y verás. ¡Sólo me ha faltado ser amado para ser bueno!


  • El fantasma de Canterville
  • portada de alma edciones

    En vida, era Sir Simón Canterville. Por 300 años ha embrujado el castillo de su familia. “-Es inconcebible pedirme que me porte bien -le respondió, contemplando estupefacto a la jovencita que tenía la audacia de dirigirle la palabra-. Perfectamente inconcebible. Es necesario que yo sacuda mis cadenas, que gruña por los agujeros de las cerraduras y que corretee de noche. ¿Eso es lo que usted llama portarse mal? No tengo otra razón de ser.”

    Luego de asesinar a Lady Eleonore excusándose en sus defectos como esposa dentro de los cuales menciona que no sabía cocinar y ser muy fea. Luego de 9 años, desaparece de forma misteriosa ; puesto que, los hermanos de la asesinada, le encadenan en el sótano junto a cuencos con agua y comida que nunca puede alcanzar.

    Junto a una gran argolla de hierro empotrada en el muro, con la cual estaba encadenado, se veía un largo esqueleto, extendido cuan largo era sobre las losas. Parecía estirar sus dedos descarnados, como intentando llegar a un plato y a un cántaro, de forma antigua, colocados de tal forma que no pudiese alcanzarlos. El cántaro había estado lleno de agua, indudablemente, pues tenía su interior tapizado de moho verde. Sobre el plato no quedaba más que un montón de polvo. Virginia se arrodilló junto al esqueleto, y, uniendo sus manitas, se puso a rezar en silencio, mientras la familia contemplaba con asombro la horrible tragedia cuyo secreto acababa de ser revelado.


    Los fantasmas de las navidades

    portada de la edición de nocturna

    ¿Quién no ha leído este libro, o visto sus escenas representadas en una película? Pero, como lo que nos interesa no es el libro sino sus fantasmas, empecemos por el de Marley,. Arrastrando una larga cadena fruto de sus avaros actos del pasado, va a avisarle a Scrooge que la está liando a base de bien; y que, como no se corrija, cuando muera, va a arrastrar una cadena más larga que la suya. Le anuncia además que lo visitarán 3 espíritus (fantasmas) que le darán la oportunidad de salvarse de ir arrastrando cadenas por la vida.

    El fantasma de las navidades pasadas

    Lleva (como su nombre lo indica) a Scrooge, a las navidades pasadas; es el primero en aparecer, y uno de los que le sacan lagrimillas al protagonista.

    «Fue siempre una criatura tan delicada que podía caerse con un soplo. ¡Pero qué gran corazón tenía!», dijo el fantasma.

    «¡Sí que lo tenía!», lloró Scrooge. «Tienes razón. No seré yo quien lo niegue, espíritu. ¡Dios me libre!».

    «Murió cuando ya era una mujer», dijo el espíritu, «y tenía, creo, hijos».

    «Un hijo», puntualizó el fantasma. «¡Tu sobrino!».

    Scrooge sintió malestar y contestó solamente «sí».

    El fantasma de las navidades presentes

    Muestra a Scrooge como se vive la navidad en diferentes lugares, y como la viven diferentes familias; unas con más, unas con menos; pero siempre con alegría.

    «¡Nunca habías visto nada como yo!», exclamó el espíritu.

    «Jamás», logró responder Scrooge.

    «¿Nunca has salido con los miembros más jóvenes de mi familia; quiero decir -porque yo soy muy joven- mis hermanos mayores, nacidos en estos últimos años?», prosiguió el fantasma.

    «Creo que no», dijo Scrooge. «Me temo que no. ¿Tienes muchos hermanos, espíritu?»

    «Más de mil ochocientos», dijo el fantasma.

    «¡Familia tremenda de mantener!», murmuró Scrooge.

    El fantasma de la Navidad del Presente se levantó.

    «Espíritu», dijo Scrooge sumisamente, «condúceme a donde desees. Anoche me llevaron a la fuerza y aprendí una lección que ahora estoy aprovechando. Este noche, si tienes algo que enseñarme, lo aprenderé con provecho».

     

    El fantasma de las navidades futuras

    muestra a Scrooge escenas de un día de Navidad en el futuro. Ambos, ven  a varias personas comentando la muerte de un hombre. Los hombres de negocios, dicen que sólo acudirán al funeral si hay almuerzo. Además, su empleada y el enterrador roban las  pertenencias del cadáver mientras aún está  en la cama.

    “«Antes de que siga acercándome a esa losa que señalass, dijo Scrooge, «respóndeme a una pregunta. ¿Son las imágenes de cosas que van a suceder o solamente imágenes de cosas que podrían suceder?»

    Pero el fantasma señalaba, con el dedo hacia abajo, la tumba que tenía delante.

    «El rumbo de la vida de un hombre presagia cierto final que se producirá si el hombre persevera, dijo Scrooge. «Pero si se modifica el rumbo, el final cambiará. ¡Dime que eso es lo que me estás enseñando!»

    El espíritu permaneció tan incomovible como siempre.

    Tembloroso, Scrooge se arrastró hacia él y, siguiendo la indicación del dedo, leyó en la losa de la abandonada tumba su propio nombre, EBENEZER SCROOGE.

    «¿Soy yo el hombre que yace en la cama?», gritó arrodillado.

    El dedo le señaló a él y otra vez a la tumba.

    «¡No, espíritu! ¡No, no, no!»


     

    ¿Qué pasará con el horrible señor Scrooge? Si no te has leído el libro, estás más que invitado a a compartirlo con tu gatito fantasma más cercano. Si ya lo leíste y sabes en que acaba, ¡prohibido hacer spoiler!. Así finaliza este fantasmal post de Samahin; deseo que lo pases muy muy bien, comas muchos dulces, y te disfraces de algo bonito.

    Samira

     

     

    1 comentario en “Para este Samhain, algunos fantasmas literarios

    1. ¡Qué fantasmas tan épicos! <3 Aunque a mí me juntas Halloween y fantasmas y el primero que se me viene a la cabeza, además de Sir Canterville y todos los de Harry Potter (¡el aniversario de muerte de Nick Casi Decapitado fue épico!), es el protagonista de un viejo relato de George R. R. Martin, La Salida a San Breta: un coche fantasma con familia fantasma incluida, es una historia espeluznante más por cómo está narrada que por lo que ocurre pero la amo demasiado.

      El Fantasma de la Ópera… vaya, me trae tantos recuerdos. El musical y el libro, la película prefiero fingir que no existe. Tengo sentimientos complejos sobre los personajes, me hizo pensar bastante sobre el romance y la idealización del romance.

      También recuerdo a Anna, de la bilogía homónima escrita por Kendare Blake. Juvenil pero muy bien escrita y con una caracterización magnífica.

      Los fantasmas navideños de Dickens no se sienten muy de Halloween para mí por razones obvias, pero me alegro de que hayan aparecido en esta entrada (y ahora tengo unas ganas locas de relectura, maldita sea).

      En realidad, ahora que me paro a pensarlo, creo que me faltan fantasmas en mi material de lectura. Me he puesto a darle vueltas a ver cuántos recuerdo y me he quedado prácticamente en blanco. Me encanta el terror, ¡y sin embargo sobre lo que menos he leído es sobre fantasmas! Porque sí, soy consciente de que conozco más de los que he mencionado y no se me vienen a la mente en este momento, pero no muchos más. Qué curioso. Supongo que los subestimo porque nunca he leído sobre alguno que me diese miedo de verdad.

    Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.