ESCRITURA A CUATRO MANOS

Las personas son diferentes, las manos que dan forma a las palabras no son las mismas, pero las mentes que se esconden entre las páginas… Son la misma, son una sola.
Hay quienes piensan que la escritura es un trabajo solitario, aunque bueno, también hay quienes piensan que la escritura no es un trabajo, pero en eso nos meteremos otro día.

escritura a cuatro manos

Hola lectores, buenos días. Hoy como bien dice el título os vengo a dar la brasa con la escritura a cuatro manos, os vengo a hablar de esas personas que escriben en pareja, estoy segura de que conoceréis a grandes autores que hacen esto.
A voz de pronto me vienen a la mente Iria G Parente y Selene M. Pascual, las inigualables Seliria.

Esas dos autoras forman un tándem increíble en el que es muy complicado saber qué mano ha escrito lo que leemos en cada momento. ¿En Sueños De Piedra? ¿Quién es Lyne? ¿Quién es Artmael? Vale, esa puede que sea fácil, pero… Ahí va una algo más complicada ¿Cuál de las dos se oculta tras Clarence en Títeres De La Magia?

Dos personas que escriben juntas, como estas dos autoras, tienen una historia detrás. Entre las cuatro manos que escriben ha de haber confianza, química, tienen que estar muy seguras de ello.

He puesto el ejemplo de Seliria porque son las primeras que acuden a mi mente cuando hablo de esto, cuando pienso en escribir con alguien. Después de ellas pienso en Ana Alonso y Javier Pelegrín. Tengo que admitir que desconozco la forma de escritura de estos dos autores, pero ellos, a diferencia de Seliria, escriben en tercera persona. Cuando leo sus libros pienso en primer lugar ¿cómo lo harán?

No solo comparten entre ellos la historia, las ideas, sino la experiencia, grandes momentos que harán que los autores estén más unidos, que sean una simbiosis perfecta, que sus mentes vayan por los mismos derroteros. Comparten entre sí risas, palabras, personajes y mucho más.

Escribir es un arte, lectores, y quienes saben compartir ese arte, superan todas las expectativas creando algo no solo hermoso, sino doblemente hermoso.
Admiro mucho a quienes son capaces de compartir un solo pensamiento, a quienes son capaces de encajar sus capítulos con los de quien escribe junto a él por el mero hecho de que yo no soy capaz de hacer eso.

He intentado escribir con otra persona, pero no soy capaz, cada vez que me envían lo que han escrito, tengo que editarlo de tal modo que la esencia de la otra persona desaparece, se pierde tragada por mí.

Respeto mucho a estos autores, a vosotras, Iria y Selene, a Ana Alonso y Javier Pelegrín, a Javier Ruescas y a Manu Carbajo, Ruescas y Fancesc Miralles o las autoras Margareth Weis y Tracy Hicman, autoras del Ciclo De La Puerta De La muerte… estos artistas superan el grado de escritura.

Ya que esta entrada habla de quienes comparten sus palabras, yo he decidido compartirlas con mis chicas, mis compañeras de O Recuncho que también nos dan su opinión sobre este tema. ¿Las leemos?

Alba.

Hoy nuestra compañera nos pide algo difícil de valorar.
Por una parte pienso que la escritura a 4 manos es un trabajo muy ameno y divertido, ya que estás compartiendo con la otra persona las vivencias del personaje, lo cruel que puede llegar a ser alguna con sus creaciones.. *inserta el nombre de Selene*, compartir y decidir escenas para cada uno…

Pero también tiene una parte un poco complicada: la parte de ponerse de acuerdo en todo momento, la parte de modificar algunas cosas de un escritor para que compajinen con las del otro y… sobre todo, en algunos casos tener que dejar tu estilo propio para poder cuadrarlo todo bien.

Reconozco que hasta ahora no conozco muchos casos de escritores a cuatro manos: todas las creaciones de Seliria, Ana Alonso y Javier Pelegrín y “La Rueda del Tiempo”. En todas esas creaciones me he entretenido haciendo lo mismo: intentar descubrir que autor es el que da vida a cada personaje, lo que te hace sumergirte mucho más en la lectura y disfrutarla un montón.

Iris.

La escritura a cuatro manos es algo que me parece tan complejo y delicado.
No es solo sentarte a crear un mundo, unos personajes y una trama, cosa que ya es difícil y laboriosa. Hay que crear un estilo en común y un equilibrio que haga, que nosotros como lectores no sepamos qué mitad ha redactado cada parte.

Estos autores han escrito cosas como:

Seliria:

Sueños De Piedra:

«Las mujeres, pedazo de imbécil, somos igual de válidas que vosotros. Que algunos hayan hecho de este mundo un lugar de hombres no significa que no seamos dignas de vivir en él, de ocuparnos de nuestras vidas, de hacer lo que se nos antoje con ellas. —Su rostro está cerca y noto su aliento, pero, lejos de sentirme atraído, esta vez retrocedo un paso. ¿De qué me está hablando?—. Somos libres e inteligentes, e igual de capaces de realizar cualquier tarea que los hombres.»Además, que en Marabilia las cosas sean así no significa que funcionen igual en el resto del mundo. Más allá de este continente hay países en los que la mujer gobierna sobre su vida y sobre las de los demás. Civilizaciones solo de mujeres. —Como si me interesara—. Si en Silfos y el resto de países de Marabilia siguen pensando en nosotras como… objetos inútiles, es por gente como tú: gente que podría cambiar las cosas, pero decide quedarse en esas leyes no escritas tan cómodas para vosotros y que solo os permiten pensar con el miembro que tenéis entre las piernas.»

Ana Alonso y Javier Pelegrín:

La Llave Del Tiempo (El Jinete De Plata)

“—Lo has entendido —afirmó en voz baja—. Me basta con mirarte a los ojos para saber que lo has entendido. A mí me costó muchos años, Martín. Muchos años, y esta cicatriz… Si quieres saberlo, fue la última lección que me dio mi padre. El miedo, sea de la clase que sea, es siempre una forma de egoísmo. Da lo mismo que sea miedo al dolor físico o miedo al dolor moral. Es estrechez de miras. Es esclavitud. Es estar encadenado a tu propio reflejo.”

Javier Ruescas y Francesc Miralles:

Pulsaciones:

“Solo te pido una cosa: permíteme que esté a tu lado… Sin estar ¿puedes?”

Margareth Weis y Tracy Hicman

El Ciclo De La Puerta De La Muerte (El Mar De Fuego)

“¡Es la muerte lo que da sentido a la vida! La muerte, que a todos iguala. Hombre, mujer, campesino, rey, rico o pobre: todos somos viajeros en camino hacia idéntico destino. La vida es sagrada, preciosa, es algo a valorar, a apreciar, y no a ser tomado a la ligera, caprichosamente.”

Las personas son mundos diferentes, y piens, que eso, es un gran mérito conseguir construir un puente entre ambos mundos logrando que de él broten palabras, sentimientos, sueños e ilusiones compartidas; son dos mundos, dos personas diferentes, pero ante un papel en blanco, ante una meta común, un sueño y una idea, se convierten en una sola.

Nosotras tres nos despedimos por hoy, lectores, seis manos os han hablado de cuatro manos; y hablo en nombre de las tres cuando os pido vuestras opiniones, nos gustaría conocerlas. ¿Os animáis?

¡Un saludo y hasta la próxima lectura!

1 comentario en “ESCRITURA A CUATRO MANOS”

  1. Es Don que no está al alcance de todos, y la verdad que mola👍👍👍. Por cierto, ¿Os imagináis seis manos para alguna de mis novelas? No sé a vosotras, pero a mí me da mucho miedito 🤣🤣🤣🤣🤣.
    Gran trabajo, equipo. Enhorabuena.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.