De celebraciones por el día de la escritora (autora) manías, y más.

De celebraciones por el día de la escritora (autora) manías, y más.

Hola, gatitos de pelajes erizados y ojos cansados por la lectura. ¿qué tal están? Siento no haberme reportado en el rincón de lectura el martes pasado, pero se me hizo un poquito tarde para la reseña. Hoy es 16 de octubre y como no quiero incordiarlos con spoilers y reseñas, vamos a hacerle un homenaje a las autoras; a esos seres que se sientan tras un ordenador y que luego, lanzan como proyectiles libros y libros a gatos como ustedes y como yo, sedientos de nuevas aventuras y nuevos personajes por descubrir. Espero como siempre, esto sea agradable de leer y esté a la altura de lo que las autoras esperan de esta humilde lectora.

Empecemos por el principio: vale la pena contarles que no conocía la celebración; por eso, para poder escribir la entrada que en este momento ustedes leen, debí documentarme. Hagamos una línea pequeña del tiempo confiando en no aburrirles.

El día de las escritoras, es una conmemoración iniciada en España en octubre de 2016, con el fin de hacer visible su trabajo, reconocer y recuperar su legado, y combatir la discriminación que, durante mucho tiempo han sufrido al verse obligadas a enmascarar sus identidades reales tras seudónimos.

¿A quién se le ocurrió esto?

Si, si. Soy bruja y sé que te lo estás preguntando. Esta iniciativa, fue propuesta e ideada por la biblioteca nacional de España, la Asociación clásicas y modernas, y la Federación española de mujeres directivas, ejecutivas, profesionales y empresarias, como lo mencioné antes para reparar un poco  la discriminación de la que han sido objeto las autoras.

¿Discriminación, en qué sentido?

De nuevo sé en que están pensando… vamos a poner unos pocos ejemplos, para intentar dar una idea.

  1. Aunque se conocen muchos nombres de escritoras antes del siglo XIX, rara vez suele leerse el nombre de alguna de ellas en los manuales de estudio.
  2. En el siglo XIX, dado que se pensaba que solo servían para escribir novelas de tipo romántico, muchas mujeres debían publicar sus novelas bajo seudónimos; esto también para ser tomadas en serio. Si claro… es que Agatha Christie es una autora tan tan romántica. Vamos, que derrocha corazones a cada página que lees. Vamos a poner ejemplos de lo amorosa que puede llegar a ser: Asesinato en el Orient Express, Cianuro espumoso y Cita con la Muerte. ¿se puede ser más romántico?. Para mi, no.

Más tarde en el siglo XX, Virginia Woolf, (ya con su nombre real, comienza a escribir en el suplemento literario del Times; y 10 años después, publica su primera novela. Todo esto, nos ayuda a hacernos una idea  de  lo mucho que se ha avanzado (aunque aún falta mucho más) en ese reconocimiento de el trabajo que hacen las autoras.

Vamos ahora si, a la parte más divertida de este post. (ya se que estaban aburridos y se preguntaban a que quería llegar con esto) no me maten, por favor… es solo que consideré pertinente  explicar por que celebramos desde el blog, este día.

Manías que tienen las autoras al momento de escribir.

Todos tenemos manías; y quien diga que no las tenga, miente con todos los dientes. Unas (las que tenemos el cabello largo) nos lo enredamos en los dedos cuando los nervios son muchos, otros mueven el pie de forma incordiosa y persistente, otros se roen (decir morderse es una mentira) las uñas como conejillos, otros abusan de los lapiceros retráctiles hasta hacerlos inservibles. Pues resulta que nuestras autoras, también tienen manías o hábitos que desarrollan al momento de producir textos; y como quien quiere al perro quiere a las pulgas, vamos a contarte algunas manías propias de las escritoras que posiblemente leas.

  • Empecemos con Alice Munro; autora de Las Vidas de las Mujeres (en inglés Lives of Girls and women) publicada en 1971, combinaba su actividad como ama de casa, aprovechando sus ratos libres para escribir en la habitación. Una tarea bastante loable considerando que en los años 50, la mujer no gozaba de tanto tiempo libre para escribir. Y luego nos andamos quejando en el grupo de whatsapp de que no tenemos tiempo para escribir las reseñas.
  • Isabel Allende, que escribe novelas como La Casa de los Espíritus (1982) realiza conjuros; antes de iniciar su trabajo, siempre enciende una vela; cuando esta se apaga, ella simplemente lo suspende; esté el trabajo en el punto en el que esté. ¿se imaginan donde sea una de esas velas que se encienden y apagan? Pobre Isabel; sería algo como inicio, finalizo, inicio, finalizo. Algo más; siempre suele iniciar sus obras el 8 de enero. ¿tendrá algún significado la fecha?.
  • Louisa May Alcott; famosa por su novela Mujercitas (1862) solía escribir hasta 13 horas seguidas (siempre de pié) sin descanso diariamente. ¡pobrecitos pies! ¿será que nunca descansaba y se sentaba siquiera un poquito? En fin: ¡Punto para Louisa por resistente!.
  • Susan Sontag , que escribe El amante del Volcán (1963) solía escribir siempre con un marcador o un lápiz sobre hojas amarillas o blancas; para, posteriormente, pasar esos escritos con la máquina de escribir. ¡Uf que dispendioso! Imagínense si los borradores los redactara inicialmente en braille.
  • Jane Austen: autora de Orgullo y Prejuicio (Pride and prejudice) (1813) escribió muchas de sus novelas en un escritorio portátil regalo de su padre del cual nunca se separaba. Además, tenía siempre muy en cuenta las opiniones de su hermana y sus familiares más cercanos. Punto para ella por tener siempre en cuenta las opiniones  de quienes eran importantes en su vida. Aunque (todo hay que decirlo) un poquito grande el amuleto, ¿no?.

Todo este enorme recorrido para llegar siempre siempre aquí. Hoy 16 de octubre, agradeciendo a todas esas autoras que en cada libro se dejan la piel y la imaginación. Para decirles que sin sus aportes y nuevos mundos por descubrir, este mundo sería un lugar más oscuro y gris. Para decirles que desde este rinconcito de lectura, nos sentimos felices de recordarlas y homenajearlas lo mejor que podemos y sabemos. Cualquier reconocimiento es poco para la gran labor que hacen.

Sin más por el momento, siempre agradezco que me hayas leído sin aburrirte y que esta entrada haya merecido tu tiempo y atención. Espero también que este 16 de octubre lo celebres leyéndote un muy buen libro, que lo acompañes con una taza de chocolate, y un gatito compañero de pelaje suave y ojos curiosos.

Nota

Para realizar esta entrada, tuve que enriquecerla de diferentes blogs en los que, muchas veces se hace mención  a los autores (género masculino) y en contadas oportunidades, a las autoras. El lector sabrá encontrar o especulará con los motivos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.